La embolización en el síndrome de congestión pélvica reduce el dolor hasta un 85%

Embolización por síndrome de congestión pélvica
HOSPITAL LA LUZ
Publicado 18/04/2018 17:33:07CET

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La embolización en el síndrome de congestión pélvica reduce hasta en un 85 por ciento el dolor en un plazo de dos años, según el jefe de Servico de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital La Luz, el doctor Enrique Puras Mallagray.

Para este cirujano vascular, la embolización pélvica de las venas afectadas ha probado ser "exitosa y segura" en los últimos tiempos, y añade que este tratamiento tiene la ventaja de no producir cambios significativos en cuanto al ciclo menstrual y la fertilidad a largo plazo en las mujeres tratadas.

El procedimiento, "mínimamente invasivo y relativamente rápido",
consiste en cerrar las venas afectadas evitando que se desarrollen otras nuevas varices.

Un número elevado de pacientes con varices en las piernas presenta también varices en la pelvis. Es el llamado Síndrome de Congestión Pélvica (SCP). Con los embarazos y debido al importante aumento de vascularización que ocurre en la región útero-ovárica, se desarrollan las varices en la pelvis, alrededor del útero. Estas varices producen un aumento de presión y acaban generando otras en zonas inferiores, como son la región genital (vulva) y en las piernas.

"En algunas ocasiones, la causa del dolor en estas pacientes, normalmente mujeres que han tenido numerosos partos, es un síndrome vascular que pocas veces se diagnostica adecuadamente; es lo que los especialistas llamamos síndrome de congestión pélvica", explica el doctor, apuntando que este dolor se agrava al sentarse, mantenerse de pie, durante o después de las relaciones sexuales y justo antes del inicio de la menstruación.

De forma asociada, las mujeres pueden presentar síntomas depresivos, sensibilidad abdominal o pélvica, descarga vaginal, edema vulvar, dolor lumbosacro, molestias rectales o frecuencia urinaria, síntomas que suponen una disminución muy importante de calidad de vida.

Además, se pueden encontrar varios grados de hemorroides o varices a lo largo de la distribución vulvar, perineal o en sitios inusuales a nivel de miembros inferiores, entre ellos glúteos y cara interna o posterior de los muslos".

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.