EE.UU.- Una proteína de la placenta podría ayudar a combatir las enfermedades de transmisión sexual, según un estudio

Actualizado 01/03/2011 11:27:38 CET

(((Noticia embargada hasta las 21:00 horas de hoy)))

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Una proteína de la placenta podría ayudar a combatir las enfermedades de transmisión sexual, según un estudio de la Universidad de Maryland en College Park (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los autores sugieren además en su trabajo que las vacunas que desencadenan la producción de anticuerpos protectores en el tracto genital femenino podrían ayudar a prevenir enfermedades transmitidas sexualmente. El tracto genital femenino humano, constituido por el cerviz, el útero, las trompas de Falopio y la vagina, alberga una variedad de anticuerpos que ayudan a combatir los patógenos pero se desconoce cómo hacen esto los anticuerpos.

Los investigadores, dirigidos por Xiaoping Zhu, estudiaron células epiteliales de las paredes del útero y la vagina para determinar cómo los anticuerpos pasan a través de las células para alcanzar el interior, o lumen, del tracto genital.

El transporte de anticuerpos a través de las células epiteliales genitales no podía atribuirse a la difusión o las fugas. En vez de ello, los autores descubrieron que una proteína inmune llamada receptor Fc neonatal, conocida por su papel en el transporte de anticuerpos maternales en la placenta hacia el flujo sanguíneo fetal, también ayuda a transportar los anticuerpos a lo largo del tejido epitelial del tracto genital. Además, los ratones que carecen del receptor Fc neonatal no sobrevivían mucho a la inyección intravaginal de una dosis letal del virus 2 del herpes simple (VHS-2), un patógeno transmitido sexualmente, a pesar de la administración anterior de un anticuerpo neutralizante del VHS-2.

En contraste, los ratones con un receptor Fc intacto a los que se les proporcionó el anticuerpo protector sobrevivieron en su mayoría a las condiciones del experimento.

Los descubrimientos sugieren que las vacunas capaces de promover la producción de anticuerpos en el tracto genital femenino podrían ayudar a proteger contra patógenos transmitidos sexualmente.