Eligen mejor los alimentos

La educación protege a las mujeres pobres de los efectos de engordar conforme aumenta su riqueza

Actualizado 07/10/2014 1:16:31 CET

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los niveles de obesidad entre las mujeres en países de ingresos bajos y medios tienden a subir conforme aumenta su riqueza, ya que compran más alimentos de alta densidad energética. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en 'Plos One' sugiere que las que tienen más educación y formación eligen mejor sus alimentos de forma que mitigan este efecto.

En concreto, el estudio, realizado por expertos de 'University College London' (UCL), en Reino Unido, mostró que en los países de ingresos medios, los niveles de obesidad entre las mujeres con educación secundaria o superior son entre un 14 y un 19 por ciento más bajos que en las mujeres de riqueza similar pero con menor nivel educativo.

La investigación analizó la relación entre la obesidad, la educación y la riqueza en más de 250.000 personas en cuatro países de ingresos medios y tres países de bajos ingresos entre 2005 y 2010. Las personas con más educación son típicamente más ricas.

El índice de riqueza de cada hogar se midió evaluando sus pertenencias, la situación de la vivienda y el acceso a los servicios básicos. Sobre la base de estos criterios, se dividió a las participantes en cinco categorías de riqueza en una escala del 1 al 5, desde los más ricos hasta los más pobres, en cada país.

Los países de ingresos medios analizados fueron Egipto, Jordania, Perú y Colombia. En Egipto, donde el 43 por ciento de las 32.272 mujeres encuestadas eran obesas, el efecto de la riqueza sobre la obesidad se redujo a medida que aumentaban los niveles de educación.

El incremento del riesgo de obesidad asociada con un aumento en la riqueza fue del 39 por ciento para las mujeres con educación primaria o inferior, del 25 por ciento en el caso de las mujeres con educación secundaria y sólo del 2 por ciento en aquellas con educación superior.

"Por primera vez, hemos estudiado la interacción entre la riqueza y la educación y encontramos que tienen diferentes efectos sobre la obesidad --subraya la autora principal del trabajo, la doctora Amina Aitsi-Selmi, del 'Wellcome Trust' en la UCL--. A medida que se expone a las economías emergentes a una inundación de calorías, el aumento de la riqueza a menudo conduce a un incremento de la obesidad porque la gente compra alimentos de alta densidad energética".

"Nuestro estudio sugiere que la inversión en la educación de la mujer protege contra este efecto. Sin embargo, no es un sustituto de un buen sistema de salud pública y la regulación de la actividad comercial, como el marketing agresivo, que ejerce presión sobre los individuos para que consuman productos poco saludables y tomen riesgos innecesarios con su salud", advierte.

En los países de bajos ingresos como India, Nigeria y Benin, la relación entre la educación y la riqueza era más difícil de deshacer. En India, donde sólo el 2,8 por ciento de las 113.063 mujeres encuestadas eran obesas, la riqueza tuvo un profundo impacto en el riesgo de obesidad, de forma que con cada incremento en la riqueza, el riesgo de obesidad subió un 123 por ciento.

"El incremento en el riesgo de obesidad que experimentan las personas en países de bajos ingresos a medida que se hacen más ricas está probablemente relacionado con el ambiente de escasez", explica Aitsi -Selmi. "El peso de la evidencia científica que tenemos no deja ninguna duda de que el ambiente en el que vivimos es en gran parte responsable de la epidemia de obesidad", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter