El diésel contribuye al incremento de pacientes alérgicos a diversos pólenes

Coches, tránsito, Castellana, tráfico, contaminación, Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 10/03/2017 12:48:45CET

   MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El diésel contribuye al incremento de pacientes alérgicos a diversos pólenes, además en el caso de los pacientes con asma y alergia, la contaminación puede tener un efecto directo en las vías respiratorias, según el jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Infanta Elena en Valdemoro, Javier Ruiz Hornillos.

   El especialista ha explicado que "el diésel ha contribuido al incremento de pacientes alérgicos a diversos pólenes. Mientras que los pólenes en el campo están limpios, en las ciudades están recubiertos de partículas polucionantes, lo que produce que sean capaces de sensibilizar a un mayor número de pacientes e inducir una respuesta alérgica mucho mayor".

   De hecho, muchas partículas suspendidas en el aire fruto de la contaminación son capaces de producir inflamación e hiperreactividad bronquial en pacientes con asma y alergia. Contaminantes como los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el ozono favorecen la aparición de síntomas y exacerbaciones en niños con asma, ha advertido Ruiz.

PICOS DE POLEN ALTOS

   Siempre ha existido el polen de cupresáceas como cipreses y arizónicas pero el especialista en alergología recuerda que "ya son el tercer polen más frecuente al que los pacientes presentan alergia en Madrid por detrás de las gramíneas y olivo. Por tanto, todos aquellos que sean alérgicos a estos tres pólenes pueden tener síntomas desde enero hasta junio. Además, este año hemos tenido días, en algunas ciudades, de picos de polen más altos que en los últimos 7 años".

   Se debe tener en cuenta que cada una de las plantas poliniza de forma predominante en una época cada año. "En el caso de las cupresáceas el periodo de polinización va desde octubre hasta abril, siendo máximo en febrero, aunque las condiciones climáticas hace que cada año sea diferente. La coincidencia con la época de los cuadros catarrales y gripales hace que en alguna ocasión el paciente confunda la causa de los síntomas que padece", ha explicado Ruiz.

   Entre los síntomas más frecuentes destacan "la rinoconjuntival como estornudos repetidos, picor de nariz y de ojos, enrojecimiento y lagrimeo de ojos y congestión nasal, principalmente. En muchos casos se acompaña o puede evolucionar a síntomas bronquiales con dificultad para respirar, sensación de opresión torácica, con autoescucha de sibilancias y tos seca sobre todo por la noche y al acostarse. Estos síntomas son más frecuentes e intensos durante los días soleados y empeoran cuando hay viento", ha indicado Ruiz.

   Los pacientes siempre deben acudir a un especialista en Alergología, para saber qué polen o pólenes son los responsables de su sintomatología, y qué medidas debe adoptar para evitarlos.

   En consulta, el especialista instaurará un tratamiento individual, dependiendo de cada caso. En este sentido la inmunoterapia o vacunación antialérgica debe considerarse siempre como una herramienta terapéutica de primer orden en el manejo de los pacientes alérgicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter