La diabetes aumenta 25 veces las posibilidades de sufrir ceguera, recuerda un experto

Jornada Diabetológica
JORNADA DIABETOLÓGICA
Publicado 22/03/2018 13:55:18CET

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La diabetes aumenta 25 veces las posibilidades de sufrir ceguera, de ahí la importancia de la prevención de esta patolgía con revisiones periódicas y manejo de los factores de riesgo, ha señalado el oftalmólogo del Hospital General de Villalba, Nicolás López Ferrando, durante la Jornada Diabetológica celebrada en el hospital madrileño.

Además, el doctor ha indicado como síntomas clásicos del debut de la diabetes en la visión la aparición de cambios de graduación o visión borrosa. Con el tiempo pueden aparecer igualmente modificaciones en el cristalino como las cataratas, "la catarata diabética aparece a edad más temprana de la habitual y tiene más riesgo de tener complicaciones como el edema macular", ha matizado.

Otras situaciones cotidianas pueden requerir un manejo específico cuando se trata de un paciente diabético. Estas han sido analizadas por la pediatra del Hospital General de Villalba, Marina Mora Sitja y entre ellas se incluyen tradiciones como las uvas de fin de año o casos como el inicio de la ingesta de alcohol en los adolescentes o la aparición de fiebre, náuseas, vómitos o diarrea.

En estos casos, "trucos como manejar el horario y las dosis de insulina a administrar" en el primer escenario, o extremar la precaución en el segundo resultan claves para la pediatra. "Nunca hay que beber si se está descompensado o se tiene el estómago vacío, se debe hacer lentamente y con moderación, utilizando preferentemente bebidas que contengan azúcar, realizando controles de glucemia más frecuentemente y compensando con hidratos de carbono", ha recomendado.

SISTEMAS DE MONITORIZACIÓN

Entre los sistemas de monitorización que los pacientes pueden utilizar para controlar la glucemia, el endocrino del hospital, Leopoldo García-Valdecasas, ha destacado los sensores de glucosa, cuyos datos "nos permiten conocer tendencias glucémicas, tomar decisiones con respecto a ellas y disponer de información de la que no disponemos simplemente con la monitorización de la glucemia capilar".

También las bombas de insulina tienen ventajas e inconvenientes para este especialista ya que, si bien "permiten programar la cantidad de insulina que se administra por hora dependiendo del momento del día, también hay pacientes en los que está contraindicada, ya que es necesario tener ciertos conocimientos para utilizarla o disponer de acceso fácil a los profesionales médicos, entre otros condicionantes".

Para el endocrino, y pese a los problemas que pueda tener, el páncreas artificial se presenta como la gran opción de futuro a corto-medio plazo para diabéticos tipo 1, "lo que más cerca está es el páncreas artificial, creo que estamos a un paso, que está a la vuelta de la esquina", ha asegurado.

VIVIR CON LA DIABETES

La nota de humor y esperanza, la puso en esta jornada el jefe asociado de Servicio de Pediatría del hospital, Roi Piñeiro, cuya ponencia 'Ventajas de ser diabético' dejó una máxima más bien de vida, "la diabetes va a evolucionar igual, aunque seas optimista, pero tenemos que aprender a convivir con la diabetes, no para la diabetes".

En ese sentido ha destacado aspectos de la enfermedad más olvidados y positivos como la mejor alimentación que precisa un diabético con respecto al resto de la población, "la falta de aprensión a las agujas que se alcanza, la indescriptible sensación de tomar algo azucarado cuando hay que solucionar una hipoglucemia", el beneficio del ejercicio físico diario como parte del tratamiento o la necesidad y el aprendizaje de ser organizado, entre otros.

No obstante, "además de diabéticos, somos personas, y eso no se le debe olvidar nunca a familiares y amigos, que muchas veces nos regañan porque quieren que nos controlemos mejor", ha señalado el especialista, asegurando que "no debemos tomárnoslo a mal; si lo hacen es porque nos quieren".

También ha explicado que, "probablemente, la diabetes es la única enfermedad crónica que no duele y permite llevar una vida totalmente normal. No hay nada que no puedas hacer por ser diabético. Y sí hay algo que nos dejan hacer, debemos seguir luchando entre todos para no sufrir ningún tipo de discriminación", ha concluido el especialista.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.