CIENTÍFICOS DEL CNIC Y LA UAM

Descubren un mecanismo que permite la captura selectiva de microARN en nanovesículas que "viajan" entre células

Actualizado 07/10/2014 6:17:48 CET

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores del Centro Nacional de Investigación Cardiovascular (CNIC) y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha descrito por primera vez el mecanismo por el que los microARNs --pequeñas moléculas que regulan la expresión de genes específicos-- son encapsulados en nanovesículas que "viajan" entre las células.

En concreto, según explican sus autores en la revista 'Nature Communications', han visto por primera vez ciertos patrones comunes en la secuencia de nucleótidos de estas pequeñas moléculas, imprescindibles en la comunicación intercelular, lo que ha sido la base para una nueva patente por parte de ambas instituciones.

El papel de los microARNs (miARNs) es fundamental para permitir que ciertos genes se expresen cada momento en sus niveles adecuados y hasta ahora, según ha reconocido la investigadora Carolina Villarroya, una de las autoras del estudio, sólo se sabía que estas pequeñas moléculas podían incluirse en pequeñas vesículas y ser exportadas al espacio extracelular para, posteriormente, ser captadas por otras células, ejerciendo así una importante labor en la comunicación intercelular. Sin embargo, se desconocía era el mecanismo por el que dichos miARNs eran encapsulados y exportados.

En este trabajo, prueban como un determinado grupo de miARNs que son activamente exportados en nanovesículas extracelulares de linfocitos T humanos, comparten ciertos patrones en su secuencia de nucleótidos llamados EXOmotivos.

Cuando estos EXOmotivos están mutados, se impide la exportación de estos miARNs y, cuando se introducen en otros miARNs, se facilita su salida al exterior. constituyen el sitio de unión a una proteína llamada hnRNPA2B1, que es la encargada de transportar los miARNs al interior de las nanovesículas.

Dicha proteína también está implicada en el transporte del ARN del genoma de ciertos virus como el VIH hacia los lugares de salida al exterior celular. De esta manera, se establece un nuevo paralelismo entre la secreción de vesículas cargadas con ARN y la producción de virus, que parasitan la maquinaria celular en su beneficio permitiendo que la infección progrese.

El descubrimiento, reconocen desde el CNIC, constituye una nueva vía para dirigir moléculas de ARN que puedan resultar de interés al interior de nanovesículas, las cuales tienen un enorme potencial como vehículos de terapia génica, vacunas y tratamientos antitumorales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter