Los dermatólogos reconsideran su actitud frente al sol al detectar un déficit preocupante de vitamina D en la población

Actualizado 02/10/2009 15:27:35 CET

LOGROÑO, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Academia Española de Dermatología, Julián Conejo-Mir, desveló hoy que los dermatólogos se encuentran en un momento de "reconsideración", que definió como "muy bonito", en su actitud frente al sol, tras detectar un déficit preocupante de vitamina D en la población.

Consejo-Mir participó hoy en la segunda sesión de la XXI Reunión Nacional de Dermatología Cosmética que desde ayer, y durante tres días, reúne en el Palacio de Congresos Riojaforum a cuatrocientos especialistas de todo el mundo.

En rueda de prensa, el máximo responsable de la Academia de Dermatología ensalzó las virtudes de la vitamina d hasta el punto de afirmar que "lo único bueno que va a tener el cambio climático es que nos va a dar la oportunidad de recibir más vitamina d del sol".

La vitamina D, explicó, tiene un importante papel inmunológico y es positiva frente a los cánceres de colon, próstata y mama.

A su lado, el profesor de Antropología en la Universidad de Toronto, y especialista en pigmentación humana, Esteban Parra, añadió sus efectos beneficiosos frente a enfermedades autoinmunes, y citó la esclerosis múltiples.

Para contar con la suficiente vitamina D en el organismo, añadió este último, la dieta es insuficiente; es necesario tomar el sol o, en los países en los que no sea posible, acudir a suplementos. Eso sí, advirtió, no se puede abusar de estos últimos porque pueden llegar a ser tóxicos.

En definitiva, la clave, según están concluyendo los dermatólogos, está en recurrir moderadamente al sol, buscando el equilibrio entre la dosis necesaria para tomar vitamina D, y el no abusar de los rayos solares hasta el cáncer de piel.

"La respuesta a este equilibrio no es fácil", reconocieron ambos. Lo que Conejo-Mir sí aseveró es que los dermatólogos "quizás no deberían transmitir un mensaje tan extremista" a la hora de recomendar protección solar porque, incluso, la vitamina D es positiva para luchar contra el melanoma.

Parra señaló que, tal vez, la dosis correcta esté en diez minutos al día; lo que supondría que el cuerpo crease 10.000 unidades de vitamina d. Pero siempre dependiendo del tipo de piel. Así, por ejemplo, las pieles oscuras necesitarían más tiempo.

El presidente de la Asociación de Dermatología habló, también, de la aparición de la tanofobia (miedo excesivo al sol), frente a la tanorexia (abuso del sol), sobre todo en personas mayores a las que "quizás" habría que exponer más al sol, al contrario de lo que se ha dicho en los últimos años.

En este sentido recordó como antaño se "ponía al sol" a los enfermos de tuberculosis para curarlos. En el caso de los niños pequeños, Parra informó de que en Canadá están apareciendo casos de raquitismo en bebés, por lo que Consejo-Mir consideró que tal vez habría que revisar la recomendación de no exponer los bebés al sol hasta los seis meses.

En este sentido, también consideró que los niños sólo deberían tomar exclusivamente leche materna hasta los tres meses, pues entonces ya tienen creadas sus defensas y la leche materna empieza a ser insuficiente porque no tiene vitamina D.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter