Cómo aliviar el estrés ocular

Da un respiro a tus ojos

Actualizado 20/05/2014 17:41:14 CET
Vista cansada frente al ordenador cuando se trabaja
Foto: GETTY

MADRID, 20 May. (Infosalus/EP) -

   El uso intensivo de las pantallas en el puesto de trabajo y en casa puede producir un esfuerzo excesivo de los ojos que se traduce en cansancio, picor, sequedad, fotosensibidad o  dolor de cabeza entre otros síntomas. Aunque no sea posible cambiar de trabajo sí se pueden seguir algunos consejos para reducir la sobrecarga visual a la que estamos sometidos.

   Aunque la fatiga visual puede ser molesta, no suele ser grave y pasa una vez que se han descansado los ojos. Además de los ya citados, el cansancio ocular puede dar lugar a otros síntomas como ojos lagrimosos, visión doble, dolor de cuello, espalda u hombros y dificultad para concentrarse.

   Según señalan desde el blog de la estadounidense Clínica Mayo (www.mayoclinic.org), en algunos casos los signos y síntomas de la fatiga visual pueden indicar un trastorno subyacente del ojo que necesita tratamiento.

   Si los siguientes 'remedios' caseros que sugieren desde este sitio en Internet no funcionan para aliviar los síntomas, lo mejor es acudir al médico, sobre todo si síntomas como el malestar ocular, la visión doble, los cambios perceptibles en la visión o los dolores de cabeza no remiten.

* Ajusta tu postura: sitúa tu monitor directamente en frente de ti a aproximadamente 50 a 100 centímetros de tus ojos. Si necesitas acercarte para leer la letra pequeño aumenta el tamaño de la fuente. Mantén la parte superior de la pantalla al nivel de los ojos o por debajo para mirar ligeramente hacia abajo al trabajo. Si se usan gafas bifocales y se tiende a inclinar la cabeza hacia atrás para ver a través de la parte más baja de las gafas considera bajar el monitor varios centímetros o comprar gafas diseñadas para el trabajo con el ordenador.

* Comprueba la iluminación y reduce los reflejos: la iluminación brillante y los reflejos pueden fatigar los ojos y hacer difícil ver objetos en la pantalla. Para comprobar los reflejos, siéntate al ordenador con el monitor apagado y observa la luz e imágenes reflejadas para detectar cualquier reflejo intenso. Las fuentes superiores o que llegan desde atrás son las que más problemas presentan, de igual forma que luces fluorescentes o luz solar.

* Ajusta la pantalla: sitúa el monitor de forma que las fuentes de luz más brillantes se encuentren a un lado, en el ángulo derecho si es posible. Elimina alguna o todas las luces superiores y si necesitas más luz para escribir o leer emplea una lámpara de escritorio ajustable. Evita situar el monitor directamente en frente de una ventana o una pared blanca y reduce los reflejos a través de un filtro si los consejos anteriores no se pueden poner en práctica. Por último, ajustar el contraste y la luminosidad del monitor a un nivel confortable y asegúrate que las letras de la pantalla se lean con facilidad.

* Mantén limpio el monitor: limpia el polvo de la pantalla del ordenador de forma regular ya que su presencia reduce el contraste y contribuye a los reflejos y brillos.

* Coloca el teclado de forma correcta: sitúa el teclado directamente en frente de ti. Si está demasiado alto, bajo o en un ángulo de la mesa puede provocar malestar y fatiga en los ojos, muñecas y manos.

* Toma descansos oculares: puedes seguir la regla 20-20-20 que consiste en cada 20 minutos quitar los ojos del teclado y mirar hacia algo alejado unos 20 pies (unos 6 metros) durante al menos 20 segundos. Se aconseja tomar un descanso cada 15 a 30 minutos de entre uno a tres minutos. En este tiempo es bueno realizar otro trabajo como llamadas telefónicas o archivar y dejar el puesto de trabajo y caminar un poco al menos una vez cada hora aproximadamente. Si es posible, recuéstese y cierre los ojos durante unos momentos.

* Pestañea a menudo para refrescar los ojos: muchas personas pestañean menos de lo normal cuando trabajan frente al ordenador, los ojos secos pueden ser el resultado de un uso prolongado de éste. El pestañeo produce lágrimas que humedecen y refrescan los ojos. Hay que hacer un esfuerzo consciente por pestañear más a menudo.

* Plantéate el uso de lágrimas artificiales: si ya se han presentado síntomas como el ojo seco estas gotas pueden ayudar a prevenir que las sesiones prolongadas ante el ordenador empeoren este síntoma de agotamiento. Hay que evitar las que eliminen los ojos rojos porque empeoran los síntomas del ojo seco y reducir el uso de las que contienen algún tipo de conservante a 4 aplicaciones diarias.

* Mejora la calidad del aire en el trabajo: los ojos secos podrían beneficiarse de un humidificador, bajar el termostato o evitar el humo de los cigarrillos al dejar de fumar.

* Practica la relajación: con técnicas que alivien la tensión muscular. Los especialistas estadounidenses proponen el siguiente ejercicio: sitúa los codos sobre el escritorio y las palmas de las manos hacia arriba. Deja que tu peso caiga hacia adelante y sitúa la cabeza en las manos de tal forma que cubran tus ojos y los dedos queden extendidos hacia la frente. Cierra los ojos y respira profundamente a través de la nariz, aguanta la respiración unos cuatro segundos y exhala después el aire. Realiza esta respiración profunda durante 15 a 30 segundos. Lleva a cabo este ejercicio varias veces al día.

* Masajea los ojos y el área que los rodea: estos masajes se pueden realizar con las manos y dedos desnudos o utilizando una toalla templada sobre los ojos cerrados. Masajea de forma suave la parte superior de los párpados contra el hueso de las cejas durante 10 segundos. Sigue con el masaje en la parte inferior de los ojos contra el hueso inferior durante otros 10 segundos. Este proceso estimula las glándulas de las lágrimas y ayuda a prevenir la sequedad en los ojos. Masajear el área de alrededor del ojo relaja esta musculatura y reduce algunos de los síntomas de la fatiga visual.

* Utiliza productos oculares adecuados: si utilizas gafas o lentes, asegúrate de que la corrección sea la adecuada para trabajar con el ordenador. La mayoría de las lentes están adaptadas a la lectura en papel y podrían no ser óptimas para trabajar al ordenador. Invertir en gafas o lentes diseñadas para trabajar con un ordenador podría merecer la pena, concluyen desde la web de la clínica estadounidense.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter