El CSIC crea un método que potencia la producción de colágeno a partir de cultivos celulares

Células madre mesenquimales diferenciadas a células de hueso sobre matrices gene
TAMARA ROSELL GARCÍA, FERNANDO RODRÍGUEZ PASCUAL.
Publicado 17/07/2018 11:37:27CET

   MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un nuevo método que permite potenciar la producción de colágeno a partir de cultivos celulares y que, por tanto, podría aplicarse en el campo de la medicina regenerativa al mejorar el proceso de formación de biomateriales destinados a la regeneración de tejidos dañados o mal formados.

   Este método, publicado en la revista 'Scientifics Reports' y que se encuentra protegido bajo una patente del CSIC, consigue incrementar la capacidad de las células para producir colágeno e incorporarlo a la matriz extracelular.

   Y es que, la mayor parte de las células del organismo se encuentra inmersa en una intrincada red tridimensional denominada matriz extracelular. Este sustrato aporta forma y sostén a las células y establece con ellas una compleja comunicación molecular, de tal manera que ese binomio célula-matriz es el que define las características propias de un tejido.

   Bajo este concepto, la medicina regenerativa, también conocida como ingeniería de tejidos, desarrolla sistemas basados en la combinación de células y una matriz de soporte adecuada para reparar o reemplazar parcial o totalmente tejidos dañados o alterados como, por ejemplo, huesos y cartílago, entre otros.

   En este sentido, tal y como han informado los expertos, el uso de sustratos nativos, producidos por células, presenta ventajas por su biocompatibilidad con polímeros sintéticos.

   "Existe un gran interés en el desarrollo de sistemas celulares capaces de producir y depositar componentes de matriz para su uso en regeneración de tejidos. Sin embargo, aunque parece sencillo mantener células en cultivo y dejar que produzcan su propia matriz extracelular, en realidad el proceso es poco eficiente debido a que ciertos componentes enzimáticos presentan baja actividad en los medios de cultivo", ha explicado el investigador del Centro de Biología Molecular, Fernando Rodríguez.

   Así, prosigue, mediante un proceso de decelularización o eliminación de los fibroblastos, han probado la capacidad de las matrices generadas con este sistema de ejercer como sustrato para el crecimiento y la diferenciación de células madre mesenquimales, capaces de dar lugar a células de hueso o cartílago, es decir, con potencial para ser utilizadas en la regeneración de tejidos dañados o mal formados.