ASOCIAN UNA MEJOR SALUD CARDIOVASCULAR A UNA MEJOR SALUD MENTAL

Corazón sano, cerebro sano

Ejercicio y contaminación, correr, corriendo, running, grafiti, footing
GETTY
Actualizado 17/03/2016 18:18:11 CET

   NUEVA YORK, 17 Mar. (Reuters/EP) -

   Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami (Estados Unidos) han visto que las personas que mantienen unos buenos hábitos para su salud cardiovascular --y tienen bajo control el peso, la tensión arterial o el colesterol-- también tienen una mejor salud mental y presentan menos problemas de memoria.

   Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en la edición digital de la revista 'Journal of the American Heart Association' en el que también se midió la capacidad y velocidad de procesamiento cognitivo de más de mil habitantes de Nueva York de más de 65 años.

   "Nuestros hallazgos refuerzan las recomendaciones actuales para la prevención de enfermedades cardiovasculares, y sugieren que también pueden promover una mejor salud cognitiva", ha destacado Hannah Gardener, autor principal del estudio.

   Los 1.033 participantes tenían unos 72 años de edad media al inicio del estudio, todos vivían en el norte de Manhattan y el 65 por ciento eran hispanos.

   Los investigadores se centraron en siete factores que favorecen una mejor salud cardiovascular: el consumo de tabaco (saber si eran fumadores, exfumadores o no habían probado el tabaco); el peso; la práctica moderada de ejercicio (al menos 150 minutos semanales); una dieta rica en frutas, verduras, cereales y pescado, con poca sal y azúcar; y si tenían los niveles de colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre dentro de los rangos normales.

   Ninguno de los participantes consiguió cumplir los siete factores y sólo un 1 por ciento de los encuestados tenía controlados seis de ellos. De hecho, un tercio de los participantes apenas logró cumplir con dos de estos objetivos, y otro 30 por ciento aprobada en tres de siete.

   Además, los participantes se sometieron al inicio del estudio a unas pruebas para medir su función cerebral, y 722 repitieron las mismas evaluaciones seis años más tarde. De este modo, vieron que quienes presentaban una mejor salud cardiovascular eran los que mejores puntuaciones obtenían en las pruebas para medir la velocidad del procesamiento cerebral o la capacidad para realizar más rápido aquellas tareas que requieren una mayor concentración.

SOBRE TODO EN QUIENES NO FUMABAN Y TENÍAN UN PESO IDEAL

   La asociación fue más fuerte en aquellos que no eran fumadores, presentaban unos niveles normales de azúcar en sangre o un peso ideal. Además, al final del estudio quienes presentaban una mejor salud cardiovascular tenían una mejor función cognitiva y de memoria.

   No obstantge, los autores reconocen que el estudio tiene algunas limitaciones, como la elevada tasa de abandono de los participantes, dado que los más jóvenes tenían más probabilidades de cumplir con el seguimiento fijado seis años después.

   No obstante, ha reconocido el director del Centro de Alzheimer dela Universidad de Kansas, Jeffrey Burns, los resultados refuerzan las evidencias que apuntan que "lo que es bueno para el corazón también es bueno para el cerebro", ya que tiene "beneficios tanto físicos como cognitivos".

   Esto se debe a que el cerebro necesita mantener un buen flujo de sangre por lo que mantener las arterias sanas es "crítico para mejorar la función cognitiva con el envejecimiento", ha añadido Majid Fotuhi, de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter