El consumo excesivo de alcohol durante la adolescencia puede afectar a la memoria de trabajo

Alcohol
PIXABAY - Archivo
Publicado 20/07/2018 13:06:52CET

   MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El consumo excesivo de alcohol durante la adolescencia puede afectar a la memoria de trabajo, según ha puesto de manifiesto un trabajo realizado en ratones por investigadores del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) y publicado en 'Journal of Neuroscience'.

   En el trabajo, los científicos suministraron alcohol cada dos días a los roedores durante un periodo equivalente a lo que dura la adolescencia humana. Así, observaron que a medida que los ratones se convertían en adultos jóvenes, aquellos que bebieron mucho en su juventud adoptaban patrones de consumo que a menudo se ven en las personas.

   Los cambios más notables que vieron los investigadores aparecieron en las neuronas dentro del equivalente de la corteza prefrontal humana (PFC), la cual participa en la planificación de acciones mediante la supresión de respuestas inadecuadas y el mantenimiento de la memoria de trabajo (que rige la memoria a muy corto plazo) y la atención. El área no madura por completo en las personas hasta los 20 años.

   En los ratones bebedores compulsivos, ciertas neuronas PFC fueron menos capaces de generar actividad persistente, unos cambios que parecen perjudicar la memoria de trabajo. Este hallazgo es consistente con estudios de imágenes que muestran una disminución de la actividad de reposo en el PFC de alcohólicos y bebedores compulsivos.

   "Estos hallazgos pueden ayudar a explicar por qué los adolescentes bebedores compulsivos de adolescentes tienen problemas de memoria", dice Salling, "pero también sugieren que hay formas de intervenir".

   Harrison y Salling descubrieron que el consumo excesivo de alcohol alteraba la excitabilidad de las neuronas al interferir con los canales que permiten que los iones fluyan a las neuronas.

   "Dirigirse a estos canales puede restaurar patrones normales de actividad en el PFC y mejorar la memoria de trabajo", dice Harrison, quien agrega que los estudios neurobiológicos como este son necesarios para desarrollar nuevos tratamientos para los trastornos por consumo de alcohol.

   "La mayoría de los adultos con trastornos por consumo de alcohol comienzan su consumo excesivo de alcohol en la adolescencia. Si esperamos encontrar formas de prevenir o tratar estos trastornos, es fundamental que comprendamos no solo los factores sociales y ambientales que contribuyen al consumo excesivo de alcohol, sino también los cambios que ocurren en el cerebro que conducen a la adicción al alcohol ".