TANTO INDUSTRIALES COMO DE CONSUMO Y USO MÉDICO

Constatan la toxicidad de una sustancia química ampliamente utilizada en los plásticos

Plástico en el mar
UNED
Publicado 09/02/2017 15:11:44CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una investigación de la Universidad Nacional a de Educación a Distancia (UNED) ha demostrado la toxicidad del di(2-etilhexil) ftalato (DEHP), una sustancia química manufacturada que se añade comúnmente a los plásticos para hacerlos más flexibles.

En concreto, los resultados publicados en la revista 'PLoS One' ha revelado que puede causar problemas de infertilidad, obesidad y diabetes tipo I entre otros muchos, según han observado en un estudio con el mosquito 'Chironomus riparius', que suele utilizarse como modelo de referencia en toxicología ambiental.

El DEHP es el plastificante más utilizado en el mundo, especialmente en la industria del PVC, y forma parte de la composición de innumerables productos plásticos industriales, de consumo y de uso médico. Al no encontrarse químicamente unido al polímero plástico, el compuesto migra desde este tipo de productos al medio ambiente, durante su uso y tras ser desechados.

Además, los autores reconocen que se trata de una sustancia poco soluble en agua, por lo que se absorbe con facilidad a los sedimentos de medios acuáticos. De hecho, esto hace que los océanos sean una fuente de entrada del DEHP a las cadenas tróficas, dada la facilidad del compuesto para bioacumularse.

Estudios previos han demostrado que el compuesto es genotóxico y tiene efectos carcinogénicos. Sin embargo, a pesar de la multitud de estudios llevados a cabo con vertebrados y en sistemas 'in vitro', la información acerca de sus efectos en invertebrados es todavía insuficiente.

INDUCE EN DIFERENTES BIOMARCADORES GENÉTICOS

En el trabajo valoraron los efectos tóxicos del DEHP sobre larvas del mosquito 'Chironomus riparius', comprobando las alteraciones transcripcionales que este compuesto induce en diferentes biomarcadores genéticos. Para ello, el invertebrado fue sometido a exposiciones agudas en concentraciones muy bajas del xenobiótico, incluso por debajo de las permitidas en la legislación vigente relativa a aguas de consumo.

"Entre los biomarcadores estudiados se encuentran genes relacionados con la biogénesis de los ribosomas, la ruta de estrés celular, la ruta hormonal mediada por la hormona ecdisona y el metabolismo de destoxicación", ha señalado Óscar Herrero, autor principal del estudio.

Los resultados del trabajo han permitido constatar la eficacia de estos biomarcadores en la detección temprana de efectos tóxicos, ya que "el xenobiótico ha demostrado alterar la actividad transcripcional de todas las rutas estudiadas, aunque entre los resultados obtenidos cabe destacar que el DEHP produce efectos tóxicos de manera retardada".

"Tiempo después de que el organismo ha dejado de estar en contacto con el compuesto; así como su capacidad de actuar como un alterador endocrino también en este invertebrado", concluye el investigador.

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter