Consiguen que una mujer recupere la visión y la movilidad del brazo derecho con una intervención pionera en el mundo

Actualizado 30/05/2011 14:51:28 CET

Consiguen que una mujer recupere la visión y la movilidad del brazo derecho con una intervención pionera en el mundo

La paciente sufre arteritis de Takayasu

Imágenes De La Intervención En El Hospital Peset
GVA
Actualizado 30/05/2011 14:51:28 CET

Los cirujanos realizaron el cateterismo por la arteria carótida derecha en lugar de la femoral

VALENCIA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia ha realizado por primera vez en el mundo una intervención quirúrgica novedosa para solucionar el estrechamiento crítico (estenosis) que una mujer de 42 años sufría en el tronco braquiocefálico (una de las ramificaciones mayores de la aorta) y que le ocasionaba pérdidas de visión de corta duración en el ojo derecho y dolor al esfuerzo en los brazos, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La paciente padece arteritis de Takayasu, una enfermedad crónica inflamatoria de causa desconocida que ocasiona una inflamación de la aorta y de sus ramificaciones principales, es decir, de las arterias responsables de irrigar la cabeza, incluido el cerebro, y las extremidades superiores. Esta patología afecta principalmente a mujeres menores de 40 años, especialmente de origen asiático o africano, y es poco común en nuestro entorno.

La inflamación característica de la arteritis de Takayasu puede provocar la obstrucción o el estrechamiento de algunas de las ramas de la aorta (como el tronco braquiocefálico, las arterias subclavias, las caróticas o las vertebrales) y ocasionar síntomas como debilidad o dolor en los brazos, problemas visuales, vértigo, mareos, alteraciones cerebrales e, incluso, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia cardiaca.

"En algunos casos graves, además del tratamiento con fármacos, es necesaria la cirugía para evitar las complicaciones que puede causar el estrechamiento de las arterias. Éste era el caso de nuestra paciente, puesto que, tras realizarle varios estudios, se comprobó que tenía una estenosis crítica de tronco braquiocefálico y que presentaba alteraciones en la arteria carótida derecha, vertebral y subclavia (arteria del cuello) que producían diversos síntomas de consideración", según ha explicado el doctor Eduardo Ortiz, jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset.

Entre estos síntomas, esta mujer de 42 años tenía episodios repetidos de pérdida de visión de corta duración en el ojo derecho, había sufrido un accidente cerebral transitorio y padecía dolor en los brazos, principalmente en el derecho, cuando realizaba algún esfuerzo o los movía.

"El estrechamiento del tronco braquiocefálico era muy importante y los síntomas muy invalidantes para una mujer joven. Además, ya había tenido un accidente cerebral y éste podía repetirse con peores consecuencias. Por todo ello, decidimos intervenir quirúrgicamente a la paciente con cirugía endovascular, es decir, utilizando técnicas mínimamente invasivas", ha destacado el doctor Ortiz.

Dado lo "poco frecuente" de la arteritis de Takayasu en los países occidentales y que el desarrollo de estas técnicas "mínimamente invasivas" ha tenido lugar en los últimos años, la experiencia publicada sobre este tipo de intervenciones es "muy limitada". Además, el equipo de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset decidió utilizar un abordaje novedoso para la intervención con el objetivo de minimizar los riesgos.

Así, la paciente fue sometida a una angioplastia, un procedimiento que consiste en introducir un balón para dilatar una arteria ocluida y restaurar el flujo sanguíneo, y se lo colocó un stent (especie de malla cilíndrica) en el tronco braquiocéfalico para evitar un nuevo estrechamiento.

El resultado de la intervención fue la desaparición de los síntomas que presentaba la paciente y la recuperación de los pulsos carotídeo (en el cuello) y radial (en la muñeca) derechos. Es decir, la sangre bombeada por el corazón volvió a circular con normalidad por estas arterias.

ABORDAJE POR LA ARTERIA CARÓTIDA DERECHA

Lo novedoso del caso es que en lugar de realizar el cateterismo a través de la arteria femoral, los cirujanos vasculares del Hospital Universitario Doctor Peset utilizaron un abordaje carotídeo, en este caso, por la arteria carótida derecha.

"Este abordaje únicamente precisa de una pequeña incisión en el cuello, nos permite un acceso directo a la zona del estrechamiento y posibilita la protección cerebral mediante el cierre momentáneo de la circulación cerebral durante la angioplastia. Así evitamos una posible isquemia que se produciría si con el catéter se soltara un trombo y fuese a parar al cerebro, obstruyendo la llegada de sangre, y, por lo tanto, de oxígeno a una determinada área cerebral", ha afirmado el doctor Ortiz.

En la literatura científica mundial hay menos de 10 casos descritos de tratamiento endovascular de la arteritis de Takayasu y en todos ellos se realizó un abordaje a través de la arteria femoral. La intervención exitosa realizada en el Hospital Universitario Doctor Peset es la primera en el mundo que utiliza el abordaje carotídeo.