Los coinfectados por VIH y Hepatitis C son más mayores, llevan más tiempo con la patología y abusan del tabaco y drogas

Actualizado 29/11/2012 19:14:06 CET

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

En España los pacientes coinfectados de VIH y el virus de la hepatitis C (VHC) presentan mayor edad, mayor antigüedad y mayor evolución clínico-inmunológica de la infección por VIH que los pacientes únicamente afectados por este último virus. Además, tienen un mayor consumo activo de tabaco, alcohol y drogas.

Así lo muestra un estudio realizado por el Grupo de Estudio de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), sobre una amplia muestra de 43 hospitales españoles en 2009 --1.458 pacientes-- y tres hospitales de Madrid en 2010 --1.549 pacientes--. De ellos, el 38,5 por ciento en el conjunto de España y el 41 por ciento en la de Madrid eran coinfectados, frente al 37 por ciento y 50 por ciento de 2002.

De esta manera, el estudio ha desvelado que los pacientes coinfectados reciben tratamiento antirretroviral (TAR) en su mayoría y con más frecuencia que los pacientes sin infección por el virus de la hepatitis C, lo que indica una adecuada adherencia de los clínicos a las recomendaciones de tratamiento antirretroviral.

Según la investigación, que se dará a conocer en el IV Congreso Nacional de GeSIDA, la mayor parte de los pacientes coinfectados por VIH/VHC cumple criterio para tratamiento antiVHC (90-92%) y un 70-75 por ciento son considerados candidatos adecuados para dicho tratamiento, frente al 54-46 por ciento de 2022.

Entre los pacientes que no se consideraron candidatos en 2010, la principal causa fue la alteración psiquiátrica (36-27%), seguida por el inadecuado control de la infección VIH (22-26%), al contrario que en 2002, fecha en la que la proporción era inversa (13-15 por ciento de causas psiquiátricas y 32-45 por ciento de razones vinculadas al control del VIH).

En consecuencia, los investigadores han asegurado que el porcentaje ya alto de candidatos a tratamiento antiVHC podría ser superior con tratamientos en que las alteraciones psiquiátricas no sean una contraindicación. El estudio también ha señalado que un porcentaje elevado de pacientes presentan cirrosis hepática y necesidad de tratamiento antiVHC de máxima efectividad a corto plazo.

Finalmente, la investigación se ha centrado en la prevalencia de la coinfección por VIH-VHC, estudiando su evolución entre 2002 y 2010, y ha apuntado hacia una disminución de esta doble infección, paralela a la disminución de la adicción a drogas por vía parenteral como mecanismo de contagio.

Por otra parte, otro estudio, realizado sobre el seguimiento de 7.566 pacientes de la cohorte VACH, que también va a ser presentado en el IV Congreso Nacional de GeSIDA, refleja igualmente una disminución importante de la coinfección VIH/VCH entre 2000 y 2010, que pasó del 43,6 por ciento al 8 por ciento, asociada a un descenso significativo en la drogadicción, que pasó de ser práctica de riesgo en el 33 por ciento de los casos al 4 por ciento.

El estudio detectó correlación significativa entre la drogadicción y la adquisición de la coinfección. El contagio por vía homosexual aumentó de forma significativa, pasando del 19 por ciento al 58 por ciento.