Claves para una buena higiene postural, claves para una vida sana

Higiene postural, espalda
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / FIZKES
Publicado 03/01/2018 8:06:32CET

   MADRID, 3 Ene. (EDIZIONES) -

   Para que las personas gocemos de una buena salud en general, y para la columna vertebral en particular, es vital mantener una buena higiene postural. Aquí, el control del peso es "absolutamente fundamental", así como mantener el cuerpo activo, realizar ejercicio que nos permita mantener un buen tono muscular. De hecho, siempre es aconsejable que las medidas de higiene postural se implementen desde la propia infancia de cara a prevenir afecciones osteomusculares a largo plazo.

   "Mantener una buena higiene postural es algo muy importante para poder tener una buena calidad de vida a lo largo de nuestra existencia. Con ello, el cuidado de nuestra columna es vital", afirma en una entrevista con Europa Press el neurocirujano Manuel de la Torre, jefe del servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo de Madrid.

   En este sentido, el especialista explica el papel del peso en el cuidado de la columna y la higiene postural. "Si mantenemos una buena higiene postural nos encontraremos mejor globalmente. Si hay exceso de carga la columna se va a resentir. Es la que soporta el peso de todo nuestro cuerpo, y además nos traslada de un lugar a otro. Nos sentamos sobre ella o nos acostamos sobre ella", explica.

   Otros aspectos fundamentales a la hora de cuidar la columna y poder mantener una postura higiénica están relacionados con el caminar y con el hacer ejercicio. "Se debe mantener una postura erguida al andar, sin cargar sobre nuestra espalda, sobre la zona lumbar. Además, siempre es aconsejable hacer ejercicio porque mantiene el tono y la elasticidad muscular. En personas añosas siempre el caminar es un excelente ejercicio", sostiene, al mismo tiempo que aconseja evitar los sobrepesos de carga sobre los hombros.

EL PELIGRO DE UNA MALA HIGIENE POSTURAL

   Por ello, el neurocirujano advierte de que todo lo que incida a la hora de tener una mala actitud física, una mala actitud postural y una columna en malas condiciones, llevará aparejado dolores y molestias, e incluso afectaciones neurológicas que podrán derivar en una serie de problemas serios, que incluso podrían precisar a la larga de una intervención quirúrgica. "Cuidarse en general, y de la columna en particular, es muy importante para tener buena calidad de vida. Si no podrán aparecer dolores, que pueden llegar a ser incapacitantes", reitera el neurocirujano.

   Es más, advierte de que, si por ejemplo una persona tiene la mala costumbre de ir siempre encorvada, una mala postura corporal, podrá llegar a disminuir su estatura a la larga, y no sólo por el envejecimiento.

   "El paso del tiempo se traduce en que los discos entre las vertebras se deshidratan y pierden altura y se pierde altura. A esto, si se le suma una mala posición y una mala condición física se cogen vicios posturales muy difíciles de revertir, y juntando ambos a lo largo del tiempo si puede haber descenso en estatura", sostiene el especialista del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo de Madrid.

CÓMO DEBE SER LA HIGIENE POSTURAL EN NUESTRA VIDA DIARIA

   Por todo ello, el especialista detalla cómo deben ser las mejores posturas en las principales actividades de nuestra vida cotidiana:

   - A la hora de dormir, De la Torre señala que la peor postura es boca abajo por cuestiones de dinámica, ya que hace que tengamos dolor lumbar al levantarnos. "Lo más favorable para el sueño reparador es ir modificando la postura, de boca arriba a lateralizado, con cierta grado de flexión de piernas. Al levantarse, hay que intentar hacerlo rotando para evitar tirones en la espalda. Además, ir poco a poco haciendo maniobras de estiramiento, suaves, para evitar tirones y conseguir que nuestros músculos se vayan despertando, como nosotros, para el nuevo día", explica.

   - Al coger un peso, con el fin de disminuir el riesgo de problemas de espalda lo mejor es realizar un reparto proporcionado del peso. "En primer lugar, cada uno tiene que saber hasta donde es capaz de cargar, y es mejor hacer diez viajes que no uno solo con una carga superior con la que hacerse daño. Una vez fraccionados los pesos, al cargar conviene repartir los pesos de forma más o menos proporcionada entre nuestras piernas, flexionando nuestras rodillas, con la espalda erguida, de forma que la carga del peso no recaiga sobre la zona lumbar, que entonces sufriría mucho con la tracción y habría un riesgo por sobrecarga intensa que podría provocar una lesión", sostiene.

   - Frente al ordenador recomienda mantener una postura lo más derecha posible, con el trasero bien apoyado en el respaldo, con una postura recta, y que no conlleve cargar sobre la zona lumbar el peso. Asimismo, ve aconsejable tener las piernas en ángulo recto. "Sobre el apoyo de pies en esta posición la teoría ergonómica dice que es mejor tener un pequeño apoyo, aunque en ocasiones resulta incómodo o fuerza la postura. Por ello, lo mejor es que el señor se siente como se encuentre cómodo y confortable, cuanto más recto y mejor apoyada esté la espalda mejor", señala. Asimismo, sugiere levantarse cada 30-40 minutos y hacer una serie de estiramientos para evitar mantener siempre la misma posición y con ello se provoque una contractura muscular y al final haya que ir al médico.

   - Al vestirse, aconseja a la hora de ponerse el pantalón, por ejemplo, el estar sentado. "Las medias y los zapatos deben ponerse de esta misma forma pero con una pierna doblada sobre la otra", indica.

   - De pie, si se permanece mucho tiempo en esta posición, cree que se puede usar un banco pequeño de cerca de 10 cm para apoyar el pie, y alternar cuando se esté cansado. La columna debe estar recta siempre.

   - Al alcanzar un objeto en un lugar alto, De la Torre destaca que lo indicado es subirse sobre un banco para evitar estirar el cuerpo y contraer lesiones del sistema locomotor.

   - Al recoger un objeto del suelo advierte de que este movimiento es donde se genera un mayor impacto de la columna, dado que por lo general se hace de forma incorrecta. "Lo apropiado es doblar la rodillas, ya sea con las dos piernas a la misma altura o con una pierna adelante y la otra atrás, en posición de tijera", sentencia.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.