Tras una cirugía de pérdida de peso, detectan cambios dramáticos en los microbios intestinales

Bacterias del intestino
PIXABAY
Publicado 29/05/2017 7:15:33CET

   MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   La obesidad, que ya es una epidemia mundial, está en aumento. Más de un tercio de la población estadounidense está actualmente afectada, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y los costos monetarios por sí solos se acercan a 150.000 millones de dólares anualmente. Las causas de la epidemia incluyen cambios en las dietas y un mayor sedentarismo, aunque también pueden contribuir factores ambientales.

   Un nuevo estudio compara las dos terapias quirúrgicas más comunes para la obesidad, conocida como derivación gástrica en Y de Roux (RYGB) y banda gástrica ajustable laparoscópica (LAGB, por sus siglas en inglés). Los resultados demuestran que RYGB -la más agresiva de las dos cirugías-- produce cambios profundos en la composición de las comunidades microbianas en el intestino, con la flora intestinal resultante distinta de los obesos y los pacientes de peso normal.

   Los resultados, que se detallan en un artículo publicado en la edición actual de la revista 'International Society for Microbial Ecology' (ISME), son probablemente debido a la reorganización dramática del intestino causada por la cirugía de RYGB, que aumenta la diversidad microbiana. La nueva investigación abre el camino para nuevos diagnósticos y terapias para la obesidad.

   La gama de efectos adversos para la salud asociadas con la obesidad es amplia, incluyendo enfermedades devastadoras como la diabetes tipo 2, enfermedad coronaria, apoplejía y ciertas formas de cáncer. Los pacientes a menudo sufren pérdida de movilidad, aislamiento social e incapacidad para trabajar. Actualmente la cirugía bariátrica es el tratamiento más eficaz para la obesidad mórbida, en términos de pérdida de peso significativa y mantenina.

   Los doctores Zehra Esra Ilhan, Rosa Krajmalnik Brown y colegas en el Instituto de Biodiseño de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, junto con investigadores de la Clínica Mayo y el Laboratorio Nacional del Pacífico Noroeste, también en Estados Unidos, exploraron las comunidades microbianas en el intestino humano después de las cirugías RYBG y LAGB.

MAYOR DIVERSIDAD MICROBIANA

   Los resultados confirmaron su investigación anterior con un tamaño de muestra menor, mostrando que en el caso de la cirugía de RYGB más agresiva e irreversible, las comunidades microbianas experimentaron un cambio profundo y permanente tras la pérdida de peso. La composición postquirúrgica resultante de los microbios intestinales observada en los pacientes con RYGB fue distinta tanto de las personas con peso normal como de los pacientes obesos y exhibió la alta diversidad microbiana vinculada con un intestino sano.

   El presente estudio también aplicó la técnica de resonancia magnética nuclear (RMN) para examinar el metaboloma --un compuesto de los metabolitos producidos por los diferentes microbios en el intestino-- de nuevo notando alteraciones significativas como resultado del procedimiento RYGB. En el caso del tratamiento alternativo, LAGB, los cambios en la microbiota intestinal fueron leves y la pérdida de peso acompañante fue menos pronunciada.

   "Este es uno de los primeros estudios que demuestran que las cirugías anatómicamente diferentes con distintas tasas de éxito tienen microbiomas y resultados relacionados con el microbioma dispares", señala Ilhan, autor principal del nuevo documento. Además, los resultados indican que la corrección de la obesidad tiende a mejorar las condiciones metabólicas vinculadas, incluyendo la diabetes y el colesterol alto.

   "Una de las principales conclusiones del trabajo confirma lo que ya habíamos observado en investigaciones anteriores: el bypass gástrico RYGP tuvo un gran efecto sobre la estructura de la comunidad microbiana", sentencia Krajmalnik-Brown. Este hecho puede tener profundas implicaciones tanto para la comprensión como para el manejo de la obesidad.

   Los millones de microbios bacterianos en el intestino humano realizan una amplia gama de funciones críticas en el cuerpo e, incluso, han estado implicados en el estado de ánimo y el comportamiento. Entre sus responsabilidades críticas están la micro-gestión de nutrientes en los alimentos que digerimos, de ahí su lugar central en la regulación del peso corporal.

   En el intestino se ha observado un indicador de patología en pacientes obesos, donde se observa una diversidad notablemente inferior de comunidades microbianas. Como explica Krajmalnik-Brown, la diversidad de microbios intestinales es esencial para la buena salud. "La diversidad es buena debido a lo que llamamos redundancia funcional -subraya--. Si usted tiene 10 trabajadores que pueden hacer el mismo trabajo, cuando uno de ellos se enferma, el trabajo todavía se hace".

   Por el contrario, la baja diversidad microbiana en el intestino se relaciona no sólo con la obesidad, sino con una serie de dolencias como la enfermedad inflamatoria intestinal, la colitis ulcerosa y el autismo. Investigaciones anteriores de Krajmalnik-Brown y sus colegas demostraron una disminución de la diversidad en el microbioma intestinal de niños autistas y en un estudio más reciente, se demostró una mejoría en los síntomas del autismo tras el trasplante de microbios beneficiosos.

   La competencia en diversas redes microbianas en el intestino ayuda a proporcionar un sistema de controles y equilibrios. Si la diversidad cae, una delicada democracia puede destruirse y prevalecer la tiranía, ya que las poblaciones de microbios como 'Salmonella' o 'Clostridium difficile, que normalmente están en niveles bajos en el intestino, se expanden y toman el control.

   El estudio buscó explorar los cambios a largo plazo en el intestino en los pacientes que habían sido sometidos a cualquiera de las dos cirugías al menos nueve meses antes, comparándolos con personas con peso normal y pacientes obesos pre-bariátricos. Aunque se desconocen las razones de la fuerte disparidad de resultados entre RYGB y bandas gástricas, los resultados indican que la simple reducción del tamaño del estómago a través de las bandas gástricas no es suficiente para inducir los grandes cambios en las comunidades microbianas observados para el grupo RYGB.

   Una hipótesis que los autores plantean es que RYGB altera la fisiología del intestino a tal grado que los microbios anteriormente incapaces de sobrevivir en las condiciones de un intestino obeso son capaces de florecer en su entorno quirúrgicamente modificado. "Una de las cosas que observamos de la literatura es que la composición de la comunidad del microbioma oral es muy similar a la composición del microbioma de colon después de la cirugía bariátrica --apunta Ilhan--. La mayoría de las especies son sensibles a los ácidos, lo que apoya la idea de que los cambios en los niveles de pH del estómago pueden permitir que estos microbios sobrevivan y lleguen al colon".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter