Estudio liderado por SECO

La cirugía de la obesidad es eficaz en adolescentes que han completado su desarrollo

Obesidad infantil. Sedentarismo. Niño con sobrepeso jugando a la videoconsola
IMEO
Publicado 03/11/2016 13:23:27CET

   MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas (SECO), en colaboración con otras ocho sociedades científicas relacionadas con el diagnóstico, manejo y tratamiento de la obesidad infanto-juvenil, ha elaborado un estudio, titulado 'Initial approach to childhood obesity in Spain', en el que se defiende el uso de la cirugía en niños y adolescentes con obesidad severa que hayan completado su desarrollo.

   El objetivo del trabajo, que ha contado con la participación de 60 expertos y en el que se ha seguido el método 'Delphi' de elaboración y medición de encuestas para determinar el estado actual de la cirugía de la obesidad en niños y adolescentes con edades comprendidas entre los seis y los 18 años, ha sido analizar los posibles tratamientos de la obesidad infantil ante el incremento de casos que se están produciendo en los últimos años tanto en España como en Europa.

   Y es que, según la Encuesta Nacional de Salud 2011-12 del Instituto Nacional de Estadística, el 25 por ciento de los jóvenes en España tiene sobrepeso y el 15 por ciento obesidad, lo que supone que de cada 10 niños y adolescentes de 2 a 17 años, dos tienen sobrepeso y uno obesidad. Además, tal y como ha recordado el doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Pediatría, José Manuel Moreno Villares, España ocupa los primeros lugares de Europa en incidencia de obesidad infanto-juvenil, siendo Canarias y Andalucía las comunidades donde más casos hay.

   El incremento de los índices de sobrepeso y obesidad se debe a que en la sociedad actual hay "demasiada oferta" de alimentos ricos en grasas y azúcares, se han producido cambios en las conductas familiares y se hace poca actividad física. "Estamos ante un problema muy alarmante y por eso queremos concienciar a la sociedad y a las administraciones de la importancia que tiene que tengan en cuenta las recomendaciones que el panel de expertos ha reflejado en el informe", ha apostillado el presidente de la SECO, Juan Carlos Ruiz de Adana.

   En este sentido, el especialista en Pediatría y Endocrinología, Metabolismo y Nutrición, Diego Yeste, ha comentado que la obesidad en estas etapas es un factor de riesgo importante en la aparición de complicaciones metabólicas y cardiovasculares y, además, provoca que hasta el 25 por ciento padezcan prediabetes y que muchos tengan trastornos en la conducta como, por ejemplo, pérdida de autoestima, depresión, situaciones de acoso escolar o aislamiento.

ABORDAJE MULTIDISCIPLINAR E INTERVENCIÓN EN EL AMBIENTE FAMILIAR

   "El tratamiento de la obesidad en estas edades sigue siendo uno de los problemas más difíciles a los que se enfrentan los endocrinos y pediatras porque la terapia debe ir dirigida a la prevención con el fin de no interferir en el proceso normal de crecimiento de estos niños. No obstante, en los casos de obesidad grave, estos menores deben ser tratados por un equipo multidisciplinar compuesto por endocrinos, nutricionistas, psicólogos y pediatras en el que se baraje la posibilidad de una intervención quirúrgica", ha enfatizado Yeste, para recordar que también se debe intervenir en su entorno familiar y educativo.

   En concreto, en el trabajo, pionero en España y dirigido por el especialista en Cirugía General y Digestiva, Ramón Vilallonga, se avisa de que la edad no debe ser un condicionante para realizar una intervención quirúrgica si se cumplen los criterios de selección y el caso reviste de la suficiente gravedad; y se recuerda que la cirugía de la obesidad podría desempeñar un papel importante en el tratamiento de adolescentes con obesidad severa.

   Del mismo modo, los expertos aseguran que la cirugía puede tener un rol "relevante" en el manejo de estos pacientes por su seguridad y eficacia, si bien advierten de que su utilización debe estar vinculada a centros acreditados y con experiencia y de que la evaluación psiquiátrica/psicológica debe ser "obligatoria" en el preoperatorio. Otras recomendaciones incluidas en el estudio es que no se debe intervenir quirúrgicamente a aquellos con un índice de masa corporal inferior a 40 kilogramos por metro cuadrado, y que la derivación biliopancreática no debe ser el tratamiento primario.

   "La cirugía es la última opción posible y razonable que podemos ofrecer a los niños y adolescentes con obesidad severa porque ha demostrado que reduce las morbimortalidad e, incluso, la mortalidad", ha explicado el doctor Vilallonga. Estas declaraciones han sido corroboradas por el presidente de la Fundación SECO, Felipe de la Cruz Vigo, quien ha señalado que las complicaciones de esta cirugía en niños son menores que la de los adultos, que permite una pérdida del 80 por ciento de peso a los dos años y que la salud física y mental del paciente mejora.

   Finalmente, los especialistas han insistido en la importancia de la prevención para evitar la cirugía y han solicitado al nuevo Gobierno que invierta más en programas de prevención porque, sólo así, se ahorrarán los elevados costes sanitarios derivados del abordaje de la obesidad y sus complicaciones.

   El resto de sociedades científicas que han participado en el informe son la Asociación Española de Pediatría, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, la Asociación Española de Cirugía, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, la Sociedad Española de Patología Digestiva, el Consejo General de la Psicología de España, la Sociedad Española de Cirugía Pediátrica y la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter