El cinturón de seguridad te puede salvar la vida y el hígado

Recurso de cinturón de seguridad, vial,
VOLVO TRUCKS - Archivo
Publicado 03/05/2018 12:32:23CET

MADRID, 3 May. (Reuters/EP) -

El uso del cinturón de seguridad en un automóvil puede proteger de una lesión hepática o, por lo menos, reducir su gravedad, en caso de accidente de tráfico, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por expertos del NYU Langone Hospital-Brooklyn de Nueva York (Estados Unidos) y que ha sido publicado en el 'Journal of Epidemiology and Community Health'.

Y es que, los dos órganos más comúnmente dañados después de un accidente de tráfico son el hígado y el bazo, los cuales pueden causar una hemorragia grave y, el caso del primero, la muerte ya que no se puede extraer.

Para llevar a cabo el trabajo, los investigadores analizaron a más de 51.000 personas mayores de 18 años que habían sufrido un accidente automovilístico, habían sido ingresas o habían fallecido en el traslado al hospital o en el centro hospitalario.

Los investigadores clasificaron las lesiones hepáticas como de bajo grado o severas. Las lesiones de bajo grado incluyen coágulos de sangre o laceraciones superficiales, mientras que las graves incluyeron la ruptura de coágulos con sangrado incontrolado, laceraciones profundas y otros tipos de heridas que necesitan reparación inmediata.

El 15 por ciento de los pacientes tenían lesiones hepáticas en la categoría severa, y el 15 por ciento de esos pacientes murió. Entre los pacientes con lesiones hepáticas leves o moderadas, casi el 8 por ciento murió. Asimismo, alrededor del 14 por ciento de los que tenían lesiones graves requirieron cirugía y el 21 por ciento tuvo algún tipo de complicación, en comparación con el 5 y el 15 por ciento, respectivamente, de aquellos con lesiones hepáticas menos graves.

En este punto, los investigadores observaron que los pacientes que llevaban puesto el cinturón de seguridad tenían un 21 por ciento menos de probabilidades de sufrir una lesión hepática grave, y los que estaban protegidos con cinturón de seguridad y airbag tenían un 26 por ciento menos de riesgo de padecer estas lesiones.