Cinco aspectos en los que invierten las empresas saludables

Un trabajador en su puesto
MINISTERIO DE EMPLEO
Publicado 15/12/2017 12:12:06CET

MADRID, 15 Dic. (EDIZIONES) -

Promover y proteger la salud de los empleados en el entorno de trabajo es una tarea cada vez más presente en las empresas, que luchan por activar planes que proporcionen salud laboral a sus trabajadores, lo que se traduce en un incremento del rendimiento y la productividad.

Según un estudio del Foro Económico Mundial sobre desarrollo de capital humano, España se sitúa a la cola en productividad empresarial, únicamente por delante de Grecia, Moldavia y Serbia. Esta situación, con diversas causas, también se debe a la falta de inversión en capital humano.

Distintos estudios relacionan además la felicidad de los trabajadores con la productividad, concluyendo que la felicidad en el puesto de trabajo conlleva un aumento del 12 por ciento en la productividad, mientras que los trabajadores descontentos son un 10 por ciento menos productivos. De igual manera, según el VI Informe Adecco sobre Absentismo, la tasa de absentismo se sitúa en España en el 4,8 por ciento, lo que genera unos costes cercanos a los 5.065 millones de euros.

"Las empresas deben invertir en el bienestar de sus empleados a través de servicios y programas que promuevan su salud y su comodidad. El hecho de que los trabajadores se sientan cuidados tanto física como emocionalmente hace que se reduzca el absentismo laboral y aumente su salud física y mental", ha señalado el country manager de Gympass para Iberia, Thiago Pessoa.

En este contexto, Gympass ha enumerado los aspectos clave en los que deben invertir las compañías para la mejora del ambiente de trabajo y, por tanto, de la productividad y reputación de la empresa:

1.- Servicios médicos, ya que la salud es un valor altamente apreciado por los trabajadores.

2.- Actividad física. Equilibrar la vida laboral y la salud se convierten en elementos clave para las empresas saludables. La práctica habitual de deporte es una de las mejores opciones para fomentar la salud física y mental e incrementar el bienestar en el puesto de trabajo.

3.- Organigrama plano. Un organigrama poco jerarquizado es sinónimo de depósito de confianza en los empleados, una práctica que ayuda a que los trabajadores se sientan más valorados y aportan mayor talento a la empresa.

4.- Calidad emocional. Los programas enfocados a mejorar la calidad emocional de los trabajadores reducen el riesgo de accidentes cardiovasculares en los empleados y el estrés, entre otros.

5.- Conciliación de la vida personal y profesional. Ofrecer a los empleados asistentes personales, servicios de guardería, espacios para la lactancia o la posibilidad de llevar a los niños al trabajo en caso de urgencia son aspectos que facilitan el día a día de los empleados y promueven su afinidad con la empresa.