'Plos Medicine'

La cifra de muertos de la gripe H1N1 es diez veces superior a las estimaciones oficiales para todo el mundo

Actualizado 07/10/2014 8:10:43 CET

La carga de mortalidad de esta pandemia se ceba con los jóvenes y en ciertas partes de las Américas

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigación formado por más de 60 colaboradores en 26 países considera que el número de muertos por el brote mundial del virus H1N1 en 2009 es diez veces mayor que el recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estaba basado en casos confirmados por laboratorio de esta gripe. El estudio, que publica 'Plos Medicine' en su edición digital, sugiere que el virus pandémico ha causado hasta 203.000 muertes por causas respiratorias en todo el mundo.

"Este estudio confirma que el virus H1N1 mató a muchas más personas en el mundo de lo que se creía en un principio", sentencia la autora principal del análisis, Lone Simonsen, profesora de Investigación en el Departamento de Salud Global de la Escuela de Salud Pública y Servicios de Salud de la Universidad George Washington, en Estados Unidos. "También encontramos que la carga de mortalidad de esta pandemia recaía principalmente en las personas más jóvenes y los que viven en ciertas partes de las Américas", agrega.

La OMS, que financió este estudio, tenía informes de 18.449 muertes confirmadas por laboratorio de la pandemia de gripe de 2009, pero es ampliamente considerado como un número bajo porque se centra sólo en las personas con casos confirmados de H1N1. Este análisis muestra que el número real de fallecidos fue mucho mayor que el recuento oficial porque a otras personas infectadas nunca se les hizo una prueba de laboratorio de la gripe H1N1.

El bajo número de muertes confirmadas, por lo menos al principio, llevó a muchos a calificar la respuesta posterior de las administraciones de salud pública de excesiva. Sin embargo, este trabajo muestra que el virus H1N1, aunque no es tan letal como el de la gripe española, fue un extraordinario enemigo que mató a muchas más personas de todo el mundo de lo que reflejan las estimaciones iniciales.

Para hacer este estudio, el equipo obtuvo los datos semanales de virología de la OMS y los datos de mortalidad reales de 21 países que representan el 35 por ciento de la población mundial. Los investigadores usaron la información para estimar el número de muertes por causas respiratorias, que suelen aparecer cuando el H1N1 llega a los pulmones y causa neumonía, en cada uno de esos 21 países y, posteriormente, utilizaron un nuevo procedimiento estadístico para proyectar los resultados en el resto de países.

Además de las muertes causadas por las enfermedades respiratorias, el virus H1N1 también puede matar al exacerbar los problemas de salud existentes. De hecho, este equipo encontró que cuando se incluyen las muertes por H1N1 debido a la enfermedad cardiovascular y otras causas, la cifra de pandemia de 2009 podría elevarse a 400.000.

El equipo de científicos descubrió que aproximadamente entre el 62 y el 85 por ciento de los que murieron en la pandemia de 2009 eran menores de 65 años. Ese elevado número de fallecimientos entre la gente más joven está en marcado contraste con el provocado por la gripe estacional, que se dirige sobre todo a las personas mayores.

MÉXICO, ARGENTINA Y BRASIL, MUY AFECTADOS

Además, el estudio dibuja un llamativo patrón regional de cómo el virus H1N1 se extendió por algunos países, dejando un número considerable de muertes a su paso. Por ejemplo, los investigadores vieron una tasa de mortalidad casi 20 veces mayor en algunos países de las Américas, con México, Argentina y Brasil, con las tasas más altas de mortalidad respiratoria en el mundo, mientras que el número de víctimas fue mucho menor en Nueva Zelanda, Australia y la mayor parte de Europa.

El patrón geográfico de mortalidad en este estudio difiere notablemente de un estudio de 2012 hecho por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que estima el impacto de la pandemia de la gripe H1N1 antes de que se dispusiera de las estadísticas nacionales.

Aunque los resultados del estudio condujeron a una estimación global de mortalidad similar, los investigadores de los CDC diseñaron un mapa regional de la carga muy diferente, con recuentos de mortalidad muy marcados en África y el sudeste de Asia y tasas de mortalidad más bajas en América y Europa.

Este estudio no detectó el mismo alto número de muertos en unos pocos países medidos en África y el sudeste de Asia, pero Simonsen dice que existen escasos datos sobre lo que realmente sucedió durante la pandemia en esas regiones. Esta experta señala así la necesidad de investigación adicional para entender el curso del virus y averiguar por qué algunos países se vieron afectados de manera severa y otros se salvaron.

Cada vez que surge un nuevo virus de influenza, el brote subsiguiente puede representar una crisis con una enfermedad de rápida propagación y la muerte extendiéndose de un país a otro. La pandemia de gripe española de 1918, por ejemplo, mató a aproximadamente el 2 por ciento de la población mundial del momento, es decir, a 50 millones de personas.

Aunque la gripe H1N1 no se acerca a esa elevada cifra de fallecimientos, la comprensión del impacto global de una pandemia sigue siendo de vital importancia con el fin de planificar y prepararse para la próxima vez que emerja un virus pandémico, matiza Simonsen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter