Probado en ratones

Ciertos microbios intestinales desencadenan enfermedades inmunes

Actualizado 10/03/2015 12:45:24 CET

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores han descubierto que la colonización del intestino de ratones jóvenes por ciertos tipos de bacterias puede provocar respuestas inmunes tiempo después vinculadas a la enfermedad.

   Aumentos en los niveles de bacterias filamentosas segmentadas pueden desencadenar cambios en el tejido linfoide del intestino de ratón que resultan en la producción de anticuerpos que atacan a los componentes del núcleo de la célula, un tipo de daño característico de enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico y la esclerosis sistémica en órganos del cuerpo afectados por respuestas inmunes díscolas.

   "Nuestros resultados demuestran cómo la salud intestinal en animales jóvenes puede estar ligada a la enfermedad autoinmune en animales de mayor edad", afirma Dirk Elewaut, profesor del Hospital Universitario de Gante, en Bélgica y del Centro VIB de Investigación de la Inflamación de la Universidad de Gante, en, Bélgica, una de las instituciones líderes de este trabajo, que se publica en 'The EMBO Journal'.

   "El microbioma de ratones jóvenes impacta en una pérdida de la tolerancia del sistema inmune secundario frente a las proteínas en el núcleo de la célula. El ataque de ciertas proteínas por el sistema inmunológico del cuerpo, posteriormente, puede conducir a daños en los tejidos y la enfermedad", agrega este especialista.

   Los científicos utilizaron ratones carentes de los órganos linfoides secundarios fueron, que incluyen los ganglios linfáticos, las amígdalas, el bazo y otras estructuras donde se activan los linfocitos, los glóbulos blancos que desempeñan papeles esenciales en el sistema inmunológico del cuerpo. Se consiguió este tipo de ratones al interferir en la linfotoxina y Hox11, dos proteínas esenciales que participan en la respuesta autoinmune de los animales.

   Los expertos demostraron que aproximadamente un cuarto de los ratones modificados de esta manera desarrolló espontáneamente anticuerpos que atacan los componentes del núcleo de la célula. Este aumento de las reacciones inmunes no deseadas autoinfligidas se vio influenciado por la presencia de bacterias filamentosas segmentadas en el intestino de los ratones más jóvenes.

   Las bacterias filamentosas segmentadas son microorganismos relacionados de clostridios que se encuentran en el intestino de muchos animales, incluyendo ratones, ratas y seres humanos. "Hemos demostrado un vínculo entre el microbioma de ratones jóvenes y la aparición posterior de la enfermedad autoinmune", resume Elewaut.

   No obstante, este investigador señala que es necesario seguir trabajando para establecer los mecanismos moleculares precisos que conducen a la aparición de enfermedades como el lupus eritematoso sistémico y la esclerosis sistémica en humanos. "Ahora tenemos una nueva vía de investigación que podemos perseguir y buscar posibles intervenciones", celebra.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter