El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, recibe financiación del Human Frontiers Science Program

Director CNIO, Óscar Llorca
DIRECTOR CNIO, ÓSCAR LLORCA
Publicado 11/01/2018 11:10:43CET

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un proyecto del Programa de Biología Estructural del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha sido premiado con la financiación de 879.397 euros (1.050.000 dólares), durante tres años, del Human Frontiers Science Program, que ha destacado este trabajo de entre los 858 recibidos.

El programa, coordinador por el directos del CNIO, Óscar Llorca, tiene como objetivo entender cómo funcionan los complejos remodeladores de cromatina. El equipo lo completa el grupo de Mark Skehel del Laboratorio de Biología Molecular (LMB) de Cambridge y el grupo de Heinz Neumann del Instituto Max Planck de Alemania.

Este estudio se apoya en la experiencia del investigador Fabrizio Martino del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC), que también participa en el proyecto.

"Algunos procesos celulares son extremadamente difíciles de desentrañar, en cuyo caso la reconstrucción in vitro proporciona información limitada. Un ejemplo de ello es la cromatina y los cientos de proteínas que la regulan y remodelan, responsables de una serie de modificaciones esenciales para regular la expresión de genes, un proceso importante, por ejemplo, en cáncer", ha explicado Llorca.

La cuestión, ha continuado el director del CNIO, es que se sabe muy poco acerca de los complejos de proteínas que realizan esas modificaciones y de cómo lo hacen. Para comprender cómo son y cómo funcionan los complejos remodeladores de cromatina tal y como lo hacen en la célula, el grupo de trabajo ha diseñado una nueva aproximación que une tres metodologías distintas, las técnicas de biología sintética para generar aminoácidos no naturales desarrollada por el equipo del Max Planck, la crio-microscopía electrónica realizada en el CNIO y la espectrometría de masas del LMB.

El programa busca introducir estos aminoácidos no naturales que poseen un grupo reactivo que, al estimularlo, une puntos próximos de la cromatina y complejos remodeladores, de manera que atrapa lo que está sucediendo en la célula en ese momento. Los complejos atrapados se someten a un proceso de purificación y después se analizan mediante dos vías.

"Utilizando las técnicas de crio-microscopía electrónica vamos a intentar resolver la estructura tridimensional y, por otra parte, el equipo del LMB, analizará qué regiones de la cromatina están interaccionando y qué modificaciones se han producido gracias a la espectrometría de masas", ha resaltado Llorca.

El objetivo final será entender qué está sucediendo en la célula con un detalle de alta resolución gracias a la combinación de estos procesos.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.