CECU alerta de que la mayoría de 'productos milagro' adelgazantes o crecepelos no tienen respaldo científico

Actualizado 20/12/2010 17:42:09 CET

Los españoles se gastan 2.000 millones anuales en productos que, en muchos casos, sólo tienen efecto placebo y pueden afectar a la salud

VALENCIA, 20 Dic. (EUROPA RPESS) -

La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) ha alertado este lunes de que la "mayoría" de los llamados productos milagro para adelgazar rápidamente, tonificar el pecho o reducir la caída del cabello, no tienen efectos científicos demostrados, y que incluso algunos de ellos, aunque sean cien por cien naturales, pueden tener efectos secundarios sobre la salud de los consumidores.

CECU ha realizado un estudio sobre este tipo de productos, en el que los españoles se gastan 2.000 millones al año, y los componentes con los que están realizados, como el té verde, el chitosán o el guaraná, entre otros, que fue presentado este lunes por el presidente de la entidad, Fernando Móner, y la responsable del departamento de Nutrición e Higiene Alimentaria de CECU, Gretel Cabrera.

Móner ha explicado que ya en 2005 se realizó un informe similar y que de entonces a ahora "parece que no hayamos avanzado demasiado", por lo que "hay que seguir exigiendo normas mucho más duras en cuanto al control de publicidad y comercialización de unos productos cuyo efecto placebo parece el único en la mayoría de casos".

El presidente de CECU ha alertado, asimismo, de que el consumo de este tipo de productos "conlleva, en muchos casos, la retirada de tratamientos que ha mandado el médico", lo que puede suponer un peligro para la salud de los consumidores. Además, ha indicado que algunos componentes pueden tener efectos secundarios sobre la salud cardiovascular, por ejemplo.

En este sentido, la responsable de Nutrición e Higiene Alimentaria de CECU ha comentado que el hecho de que un producto sea cien por cien natural no quiere decir que no tenga efectos secundarios "ni que sea inocuo del todo". Así, ha recordado que los principios activos de muchos medicamentos se extraen de plantas, y que algunos de estos componentes naturales "pueden interactuar" con algunos fármacos. Ha agregado, asimismo, que el hecho de que algunos de estos productos se vendan en farmacias tampoco quiere decir que sean efectivos y su efecto sea el anunciado.

Los responsables de CECU han insistido en "a la luz de los datos científicos que se tienen en la actualidad, no hay nada que certifique" que con productos que llevan componentes como el chitosán, la faseolamina, el guaraná o las algas, entre otros, se vaya a perder peso. "No te va a hacer daño" e igual "se pierde algo de peso pero no es significativo". Entonces, se ha preguntado, "¿para qué gastar dinero en estos productos si su resultado es mínimo".

En algunos productos analizados, ha dicho, se ha comprobado que la sustancia que se utiliza es el té, pero evidentemente el precio del producto es mucho más alto de lo que costaría comprar directamente el té.

PRESENTES EN DIETA

En otros casos, puso de ejemplo, se ha comprobado que las sustancias que se utilizan para cuestiones como la reducción de la caída del cabello, son mezclas de minerales y aminoácidos que ya están presentes "en una dieta variada".

Los responsables de CECU han alertado de la "publicidad engañosa" que se mueve alrededor de este tipo de productos y que "cala" mucho en personas que pueden estar "desesperadas" por perder peso o por recuperar el cabello perdido. Así, se suelen utilizar imágenes en las que se ve el 'antes y el después', que están prohibidas, pero que son "un buen reclamo" y "calan muchísimo" en el consumidor.

Se utilizan también testimonios de personas que lo han probado, famosos o "supuestos médicos", algo que en principio, ha indicado Cabrera, también está prohibido. Asimismo, se suele recurrir a publirreportajes con un lenguaje serio e incluso científico que "confunde al consumidor", y también se destaca la procedencia natural del producto.

Ante esta situación, Móner ha aconsejado no dejarse llevar por "frases bonitas" que hablan de adelgazar casi sin esfuerzo o de un crecimiento de pelo espectacular, "cuando no hay evidencias científicas" sino "mensajes que nos gustan escuchar". La CECU recomienda informarse antes de comprar y posteriormente, rechazar el producto si así se considera o denunciar ante las oficinas municipales del consumidor o las asociaciones. No obstante, han indicado que en este sector "casi no se reclama" muchas veces por pudor o vergüenza.

CECU ha realizado un estudio sobre 19 productos de este tipo, que se enmarca dentro del proyecto 'Publicidad y comercialización de productos milagro', subvencionado por el Instituto Nacional de Consumo (INC).

(EUROPA PRESS ECONOMIA)

EC ESA 20101220155737 VATV/JGI

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter