Uno de cada tres españoles sufre dolor a diario

Dolor de espalda
HOSPITAL DE MANISES - Archivo
Publicado 27/06/2018 17:13:32CET

   MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El 34 por ciento de los españoles reconoce experimentar a diario algún tipo de dolor, mientras que el 29 por cierto afirma sufrirlo semanalmente, según se desprende del Barómetro del Dolor, promovido por 'Voltadol' (GSK), y en el que se han analizado datos de más de 24.000 personas de 24 países diferentes.

   En el mismo, se ha puesto de manifiesto que el 93 por ciento de los españoles ha sufrido algún tipo de dolor en los últimos 12 meses, tres puntos por encima de la media global (90%), siendo el dolor corporal es el más común, por encima del dolor de cabeza.

   En este sentido, los datos han mostrado que España es el cuarto país de los participantes en el estudio con más incidencia del dolor corporal (71%) frente al de cabeza (29%), solo superados por Portugal, Canadá y Australia. Respecto al dolor corporal, el estudio muestra que el más común entre los españoles es el dolor de espalda (95%), seguido del de lumbares (91%) y cervical (89%).

   "Los datos del barómetro vuelven a poner de manifiesto que el dolor está mucho más presente en nuestra vida cotidiana de lo que pensamos. Desde el área de tratamiento del dolor de GSK, donde contamos con marcas líderes como 'Voltadol', creemos que el paso inicial es conocer todas las facetas del dolor y como la población se enfrenta a él. Solo de esa forma podremos hacer que la innovación científica contribuya a tratar y aliviar a las personas que lo sufren dolor de forma habitual", ha dicho la directora general de GSK Consumer Healthcare Iberia, Helen Tomlinson.

   A la hora de aliviar el dolor, un 24 por ciento declara no hacer nada y simplemente esperar a que el dolor remita, mientras que un 47 por ciento afirma aplicarse un tratamiento en crema o gel para hacer que el dolor se pase lo antes posible.

   Si bien es cierto que cada país convive con el dolor de una manera distinta, todos coinciden en las consecuencias que tiene en la calidad de vida. Más allá del propio impacto físico que el dolor provoca, el 88 por ciento de los españoles considera que el dolor afecta a su bienestar general.

   Así, los españoles consideran que el dolor causa un impacto negativo en su vida cotidiana, tanto a nivel social (75%), familiar (69%) o amorosa (65%), afectando no sólo a sus vidas, si no también a los que les rodean (48%). Además, según la encuesta, el dolor también afecta al sueño de los españoles (57%).

   "En las consultas de fisioterapia tenemos dos perfiles claramente definidos. Aquellos individuos con una vida sedentaria, que presentan malos hábitos posturales y cargan pesos de manera inadecuada. Por otro lado, aquellos más activos, pero que realizan actividades físicas mal ejecutadas, sin un plan de entrenamiento definido ni calentamientos o estiramientos asociados. En ambos casos, la población sufre dolores músculo-esqueléticos que debe solucionar a la mayor brevedad posible para que las lesiones no aumenten y/o no se repitan", ha aseverado la fisioterapeuta Cristina García García.

EL IMPACTO DEL DOLOR EN LA ECONOMÍA

   El dolor también tiene un efecto negativo en el plano laboral y en la economía, puesto que el 72 por ciento de los españoles asegura que el dolor impacta en su vida profesional. Y es que, según el estudio, más del 80 por ciento considera que el dolor le hace ser menos productivo en el trabajo y a la vez les provoca estar menos motivados (85%).

   Además, cada español faltó una media de 7 días en 2017 al trabajo a causa del dolor lo que supuso una pérdida de 11.129 millones de euros a la economía nacional. La cifra de días pagados y no trabajados debido al dolor es mucho mayor entre los hombres (8,8 días de media) que entre las mujeres (5 días).

   Por otra parte, el trabajo ha mostrado que la mayoría de los españoles acude al médico (88%) o al farmacéutico (65%) con el objetivo de encontrar ayuda para aliviar el dolor. De hecho, durante el último año, el 67 por ciento buscó diagnóstico en un profesional de la salud (médicos 53%, fisioterapeutas o farmacéuticos 14%) frente a un 32 por ciento de españoles que fueron diagnosticados por amigos o familia o incluso por ellos mismos. Unas cifras que sitúan a España por encima de la media global (48%) en cuanto a diagnóstico en manos de un profesional.

   En definitiva, los españoles aseguran sentirse bastante satisfechos con sus visitas al médico, tanto que el 58 por ciento afirma salir de la consulta de su doctor con una respuesta clara sobre su dolor. Mientras que el 45 por ciento considera que su visita al farmacéutico fue útil en la gestión de su dolor.

   Otra de las conclusiones arrojadas en el estudio es que España es uno de los países que menos barreras encuentra a la hora de acceder al alivio del dolor. En concreto, según el barómetro, España tiene la tasa más baja de todos los países participantes en dificultad de acceso a la medicación.

   Asimismo, sólo un 10 por ciento de españoles cree que hay poco acceso a los medicamentos y tan sólo un 8 por ciento considera que el coste de éstos sea un problema para aliviar su dolor. Sin embargo, a nivel administración la percepción no es tan favorable, ya que el 58 por ciento de los españoles desearía que las autoridades hicieran más para ayudar a la gente a controlar su dolor, porque, sólo un 17 por ciento reconoce tener completamente controlado su dolor, lo que significa que aún queda mucho trabajo por hacer a nivel de concienciación y conocimiento sobre el dolor en nuestro país.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.