Un buen tratamiento y no fumar pueden reducir el riesgo cardiovascular producido por la diabetes tipo 2

Diabetes, control glucosa, diabetes tipo 2
PIXABAY - Archivo
Publicado 17/08/2018 12:32:39CET

MADRID, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un tratamiento adecuado y no fumar pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular asociado a la diabetes tipo 2 y, en algunos casos, incluso eliminarlo, según ha concluido un estudio de la Universidad de Gothenburg (Suecia), publicado en 'The New England Journal of Medicine'.

Los principales factores que intervienen en la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular en un diabético son la presión arterial; una glucosa alta sostenida a largo plazo, el principal para sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular; tener grasa y sustancias similares a la grasa en la sangre, la función renal y fumar, el más importante al hablar de la muerte prematura.

La clave del estudio es que todos estos factores pueden controlarse con medicación y con no tener el hábito de fumar. "Optimizando estos cinco factores de riesgo, y todos son influenciables, puede recorrerse un largo camino. Hemos demostrado que los riesgos se pueden reducir considerablemente y, en algunos casos, incluso se pueden eliminar", ha indicado el autor del trabajo, el doctor Aidin Rawshani.

Para realizar el trabajo se ha utilizado la base de datos del Registro Nacional de Diabetes de Suecia, con aproximadamente 300.000 pacientes con diabetes tipo 2 diagnosticados en el período 1998-2014. Se han comparado con un máximo de cinco sujetos emparejados por género y edad extraídos de la población general.

En cuanto a los resultados, mostraron que hay individuos con diabetes tipo 2 que no tienen más del 10 por ciento de riesgo elevado de muerte prematura, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en comparación con la población general. El riesgo de insuficiencia cardíaca en este grupo es un 45 por ciento más alto que en el grupo de control.

En el otro espectro, el trabajo ha hallado personas con diabetes tipo 2 que tienen diez veces más riesgo de ataque al corazón, fallo cardíaco o accidente cerebrosvascular y cinco veces más riesgo de muerte prematura comparada con el grupo de control.

"El estudio también muestra que el riesgo de complicaciones, especialmente de fallo cardíaco, es más grande en aquellos pacientes que tienen menos de 55 años, lo que hace importante controlar y tratar los factores de riesgo en un joven con diabetes tipo 2", ha concluido el doctor Rawshani.