Los beneficios para la salud de las vacaciones en el pueblo

Alergia. Campo. Siesta. Descansar. Tumbarse. Dormir.
THEDOCTORS - Archivo
Publicado 09/08/2018 14:08:48CET

   MADRID, 9 Ago. (EDIZIONES) -

   El descanso y la desconexión son, para muchas personas, lo más importante de las vacaciones de verano, esperadas durante todo el año. De hecho, son tan importante para la salud como lo es el ejercicio o una dieta sana, según los expertos, ya que alejarse un tiempo del estrés de la rutina diraria reduce los riesgos de problemas de salud relacionados con el corazón, alargando la esperanza de vida, problemas digestivos, dermatológicos, etc.

   Según explica la doctora Marisa Navarro, aunque el descanso es una necesidad básica hay quienes no saben entenderlo y viven sus vacaciones sin dejar apartado el estrés: "Aquí podemos englobar a los que tienen excesivas expectativas de lo que deben ser sus vacaciones y las viven con frustración, los que no dejan de compararse al resto, lo que hacen o dónde van, los que en lugar de disfrutar sólo tratan de intentar ver cuál de sus amigos en redes sociales, se hace la mejor selfie o eligen el destino más recóndito e inusual, con los problemas que esto puede acarrear...".

   Por otro lado están las situaciones estresantes que ya de por sí trae el verano, debidas al desarrollo del turismo, como las playas en las que no se puede poner la toalla, los atascos, las colas para comer en un restaurante..., situaciones que hacen que muchos terminen deseando volver a su rutina.

   Ante esta situación, la doctora Navarro recuerda que otra opción muy recomendable son los pueblos. "Pasar el verano en el pueblo es auténtica medicina para la salud", asegura.

   Estas son, a su juicio, las razones de que una temporada en un pueblo es un bálsamo para la salud:

- Ambiente relajado: "Sin prisas, sin horarios, sin planificaciones, lo que permite disfrutar de acostarse y levantarse cuando se quiera, disfrutar sobremesas que se alargan en las que todos comparten experiencias, sin echar mano del móvil y de buenas y reparadoras siestas, con lo beneficiosas que son para la salud".

- Ni colas, ni estrés: "Los pueblos en verano se llenan de gente, pero no se masifican como lo hacen otros lugares. Allí también se olvidan los atascos, que tanto malestar e incluso furia traen durante el año".

   - Contacto con la naturaleza: "Su cercanía con el campo, con la montaña hace que podamos aprovecharnos de todos los beneficios que esto produce en la salud. No es casualidad que las personas que viven en zonas rurales sean más felices y es que la cercanía con la naturaleza provoca entre otros la liberación de serotonina, endorfinas y oxitocinas, que son las hormonas responsables de la felicidad".

   - Realizar esas actividades para las que nunca se tiene tiempo: "Pasear, leer, manualidades... e incluso sencillamente disfrutar de no hacer nada e incluso dejar tiempo para aburrirnos. Y es que tras el aburrimiento llega la creatividad que nos impulsa a realizar actividades tan divertidas como, organizar algún encuentro con amigos, decidirte a cocinar esa receta que llevas tiempo queriendo hacer...".

   - Niños más libres: "Una de las preocupaciones de las vacaciones para muchos padres es mantener entretenidos a sus hijos. Cualquiera que haya pasado unos días en un pueblo verá cómo esta preocupación se disipa, los niños allí no se aburren y suelen hacer sus pandillas de amigos, de esas con las que viven situaciones que recordarán toda la vida. Se relaja la preocupación por dónde estarán o cómo y a qué hora volverán a casa que se tiene en las ciudades.

   - Conectar con tu infancia: "No sólo las pandilla de amigos que se hacen en los pueblos son importantes para los niños. Si hay algo que beneficia nuestra salud emocional a lo largo de nuestra vida, es recordar las anécdotas y vivencias tan emocionantes y divertidas que se han pasado a lo largo de nuestra vida en el pueblo".

   - Mejor para el bolsillo: "Otra de las preocupaciones que nos trae el verano son los excesivos gastos, por lo que elegir un destino en el que todo cuesta menos, nos aleja tremendamente de ese estrés".

   Por último, la doctora recuerda que "lo importante de las vacaciones es relajarse y disfrutar, lo que menos importa es que el lugar sea el más de moda y glamuroso, o el destino más exótico para poderlo contar luego o ahora subir fotos a redes sociales. Y es que el año es muy largo, trabajamos mucho y si hay algo que todos merecemos es el descanso".