LUCHA CONTRA EL SIDA

Barcelona coordina un proyecto europeo de vacuna para la 'curación funcional' del VIH

Actualizado 07/10/2014 7:20:57 CET

El objetivo de que mantengan su carga viral en niveles indetectables y que, por tanto, puedan abandonar el tratamiento antirretroviral

BARCELONA, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps) - Hospital Clínic de Barcelona coordina a partir de este mes el proyecto europeo iHIVARNA, una iniciativa financiada con 6 millones de euros por parte de la Comisión Europea y que aspira a lograr en cuatro años una vacuna terapéutica contra el VIH que permita la 'curación funcional' de los enfermos.

En rueda de prensa, el investigador del Idibaps Felipe García, que coordina también a las cinco instituciones y tres empresas de España, Holanda y Bélgica implicadas en la iniciativa, ha asegurado que su propuesta supone "romper con el paradigma de las vacunas utilizadas hasta ahora".

Los investigadores llevarán a cabo ensayos clínicos en fase I y II en un centenar de pacientes infectados, hasta 2017, con el objetivo de que mantengan su carga viral en niveles indetectables y que, por tanto, puedan abandonar el tratamiento antirretroviral al que están sometidos de por vida.

La novedad del proyecto radica en que se trata de una nueva aproximación basada en el uso del RNA, un mensajero entre el genoma y la producción de proteínas que, al no integrarse en los genes, presumiblemente no tendrá efectos secundarios y se podría "fabricar fácilmente y escalar a nivel industrial".

Adicionalmente, el proyecto de vacuna bautizado como HIV-TriMix-ARNm contiene los antígenos del VIH que ha diseñado el IrsiCaixa y el TriMix de la Vrije Universiteit Brussel (VUB), lo que permite "reunir los grupos líderes en Europa" en esta cuestión.

En concreto, los científicos creen que utilizar como vehículo el ARN, combinado con la búsqueda específica de las células dendríticas para activarlas --son las encargadas de activar el sistema inmune, pero en el caso del VIH también se infectan y dejan de funcionar correctamente-- y la inyección de un trozo del virus específico que se mantiene estable, ofrece uno "opción muy arriesgada pero quizás también la mejor" de las que se ha manejado hasta ahora.

El jefe de Enfermedades Infecciosas del Clínic, Josep Maria Gatell, ha recordado que en el mundo existen entre 25 y 30 millones de personas infectadas por el VIH --150.000 en España--, y que el tratamiento antirretroviral cuesta una media de 8.000 euros al año, por lo que intentar llegar a obtener la vacuna "vale la pena".

Actualmente existen una quincena de ensayos mundiales para hallar una vacuna terapeútica, pero en su mayoría son reintentos de estrategias fallidas, de entre los que Gatell ha destacado una investigación conjunta de Canadá y EE.UU. que trabaja con una modalidad de células dendríticas similar a la del Hivacat.

Gatell, que es también codirector del Hivacat --un programa público y privado impulsado por el IrsiCaixa, Idibaps y Clínic con el apoyo de Generalitat, Obra Social de La Caixa y Laboratorios Esteve--, ha subrayado que la vacuna que se desarrolla es una de las cinco estrategias que sigue este consorcio, ya que existen otros dos prototipos terapéuticos y dos más de vacuna preventiva.

La opción presentada este lunes, no obstante, ha obtenido la financiación que le permite seguir su senda de investigación, y aunque la probabilidad de éxito está por ver, los investigadores han destacado que ya disponen de resultados esperanzadores obtenidos 'in vitro' y en modelos animales.

OCHO PARTICIPANTES

En el proyecto participan en total dos instituciones científicas de Barcelona --IrsiCaixa e Idibaps--, dos empresas catalanas encargadas de acelerar el proceso y controlar los tiempos frente al Ministerio de Sanidad el Gobierno y la Comisión Europea --Synapse y Asphalion--, dos institutos belgas --Instituut voor Tropische Geneeskunde (ITM) y la VUB--, la 'spin-off' del mismo país eTheRNA y el holandés Erasmus Universitair Medisch Centrum Rotterdam (EMC).

Está previsto que durante 2014 se lleven a cabo los estudios toxicológicos pertinentes y que en el año 2015 se desarrolle la fase I, con un máximo de 40 personas para comprobar el perfil de seguridad de la vacuna, mientras que en 2016 y 2017 se llevará a cabo la fase II en unas 70 personas reclutadas en los tres países europeos para comprobar la eficacia del producto.

Gatell ha recordado que actualmente el tratamiento antirretroviral ya logra mantener la infección en niveles mínimos a lo largo de toda la vida, por lo que el objetivo pasa por descubrir un prototipo "casi perfecto", y por ello no es suficiente lograr una eficacia limitada.

Tal y como ya se apuntó en la reunión del Aids Vaccine 2013 celebrada en Barcelona en octubre en Barcelona, los investigadores confían en que el descubrimiento de una vacuna terapéutica ayude al diseño de la preventiva, y no al revés, después de que todas las investigaciones mundiales a nivel preventivo no hayan logrado superar el nivel de eficacia del 30%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter