Las salas de fiesta temen que sus propios trabajadores se conviertan en "policías" con la ley antitabaco

Actualizado 04/01/2011 15:19:41 CET

Critican las "fatales" consecuencias que tendrá la nueva norma

PALMA DE MALLORCA, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación de Salas de Fiesta de Baleares, Pedro Vidal, ha manifestado que los empresarios del sector temen que sus propios trabajadores se conviertan en "policías" que denuncien las posibles infracciones que se cometan en sus establecimientos tras la aplicación de la ley antitabaco.

En declaraciones a Europa Press, Vidal ha criticado las "fatales" consecuencias que la nueva normativa ocasionará en este sector al no permitir que sus clientes puedan fumar en el interior de los establecimientos. En opinión de Vidal, esta medida, que persigue la protección de los no fumadores, atenta contra el derecho de aquellos que quieren disfrutar de un cigarro en sus momentos de ocio.

El presidente de esta asociación, que agrupa a unas 200 empresas del sector, ha informado de que antes de que finalizara el año tuvieron una reunión con la Dirección General de Salud Pública en la que acordaron crear una comisión de seguimiento que analice la aplicación de la nueva norma, así como sus posibles matices.

En este sentido, ha indicado que han decidido analizar en dicha comisión posibles medidas que contribuyan a minimizar los efectos que les provocará la Ley Antitabaco. La intención del sector, ha proseguido, es que se busquen soluciones que "racionalicen al máximo" la aplicación de la norma.

Vidal ha incidido en que la oferta turística de las islas se basa en gran medida en si ocio nocturno, por lo que, en su opinión, la prohibición de fumar en los lugares públicos cerrados ocasionará pérdidas al sector al ver mermada su clientela.

Además, ha añadido que esta situación de recorte de los beneficios se sumará a la crisis económica general, por lo que los negocios de las islas podrían ver todavía más afectadas sus cuentas de resultados.

En opinión del presidente de esta asociación, la ley no tendría que ser tan "extremista" y se tendría que permitir la habilitación de zonas separadas para fumadores y no fumadores, de manera que se respetara a ambos colectivos.

MEJOR OCUPACIÓN DE LA ESPERA DURANTE LAS FIESTAS

Por otra parte, Vidal ha señalado que la ocupación de las salas de las islas durante las pasadas fiestas ha ido "mejor de lo esperado", aunque "no tan bien como el pasado año". "Ha habido normalidad dentro de la anormalidad de la situación", ha apostillado. El representante del sector ha indicado que los empresarios han adaptado su oferta en previsión de que se pudiera dar un descenso de los clientes.

En esta línea, ha apuntado que las medidas adoptadas por cada empresario han variado mucho de una sala a otra. Así, por ejemplo, para Nochevieja algunos establecimientos en vez de dar varias consumiciones con el ticket, dejaban la entrada libre y no daban ninguna consumición o daban tan sólo una bebida gratis.

En cualquier caso, Vidal ha afirmado que la ocupación en Nochebuena y Nochevieja fue "buena" y que la mayor parte de la salas asociadas que abren normalmente sus puertas por estas fechas lo hicieron como cada año.