Avanza la curación de lesiones musculares con células madre

ep
Actualizado 05/03/2009 19:40:23 CET

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder (Estados Unidos) han identificado un tipo de célula madre del músculo esqueletal que contribuye a la reparación de los músculos dañados de los ratones. El descubrimiento, que se publica en la revista 'Cell Stem Cell', podría tener implicaciones en el tratamiento de los músculos humanos dañados, enfermos o envejecidos.

Estas células madre se encuentran en poblaciones de células satélite localizadas entre las fibras musculares y en los alrededores del tejido conectivo responsable de la reparación y mantenimiento de los músculos esqueletales.

Cuando las fibras musculares están estresadas o traumatizadas, las células satélite se dividen para hacer más células musculares especializadas y reparar el músculo. Las células madre identificadas entre las células satélite, denominadas células satélite-SP, renovaban la población de células satélite después de una inyección en las células musculares dañadas, lo que contribuía a la recuperación del tejido muscular en los ratones de laboratorio.

Según Bradley Olwin, coautor del estudio, "esta investigación muestra cómo las células satélite mantienen sus poblaciones en los tejidos dañados. La esperanza es que este nuevo método nos permita reparar el tejido muscular esqueletal dañado o enfermo".

Las células madre se distinguen por su habilidad para renovarse a si mismas mediante la división y diferenciación celular en tipos de células especializadas. En el tejido muscular esqueletal sano, se mantiene de forma constante la población de células satélite, lo que llega a los autores a pensar que alguna de estas poblaciones de células satélite incluían células madre.

Los investigadores inyectaron 2.500 células satélite-SP en una población de células satélite del tejido muscular de un ratón herido. Descubrieron que el 75 por ciento de las células satélite que se reproducían derivaban de aquellas inyectadas en el tejido. Los resultados demostraron que las células inyectadas renovaban la cantidad de células satélite.

"El punto clave es si sólo reparamos el tejido. Inyectamos una población autorenovadora permanente de células madre. Una ventaja de utilizar esta tecnología es que podemos utilizar un número pequeño de células madre y realizar el trabajo con un número pequeño de inyecciones, en este caso sólo una", explica Olwin.

Según el investigador, la investigación tiene implicaciones para una variedad de enfermedades humanas. En la distrofia muscular, la pérdida de una proteína llamada distrofina produce que el músculo se desgaste, un proceso que no se puede reparar sin un tratamiento celular. Aunque las células inyectadas reparen las fibras musculares, su mantenimiento requiere inyecciones celulares adicionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter