El aumento del 'colesterol bueno' no hace milagros en el corazón

Dieta sana, alimentos, colesterol bueno
GETTY
Publicado 01/11/2016 7:50:37CET

   MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Niveles bajos y muy altos de colesterol HDL o "colesterol bueno" están asociados con un mayor riesgo de morir de enfermedades del corazón, cáncer y otras causas, según un estudio que se publica en ‘Journal of the American College of Cardiology’. Los resultados de este trabajo sugieren que un bajo nivel de colesterol bueno no puede ser un factor de riesgo de enfermedad cardiaca por sí solo y que el aumento de HDL no es probable que reduzca el riesgo de enfermedades del corazón de una persona.

   Para reducir el riesgo de sufrir un episodio cardiaco, muchos pacientes son tratados para bajar su colesterol LDL o "colesterol malo", con estatinas --un medicamento que se utiliza para bloquear la enzima necesaria en el cuerpo para producir colesterol--. Sin embargo, algunas personas no responden a este tratamiento, por lo que los científicos han estado estudiando el HDL y si elevar los niveles del "colesterol bueno" podría tener los mismos beneficios que la reducción del colesterol "malo".

   Los investigadores evaluaron a más de 631.000 personas sin enfermedades cardiovasculares previas a través de la cohorte CANHEART, una investigación que vincula varios conjuntos de bases de datos basados en la población a nivel individual en Ontario, Canadá. Los pacientes tenían entre 40 y 105 años de edad, con una edad media de 57,2 años, y que vivieron en Ontario durante al menos dos años a partir del 1 de enero de 2008.

   Según los autores, se trata del primer estudio en analizar la asociación entre el HDL y la muerte en los individuos que viven en el mismo ambiente y que están expuestos al mismo sistema de cuidado de la salud. La cohorte de estudio se dividió en grupos basados en el nivel de HDL para permitir a los investigadores examinar la relación entre los niveles de HDL y la mortalidad.

   Los científicos compararon los niveles de HDL de las personas con estilos de vida más saludables con los de las personas con hábitos menos saludables. Se observaron niveles más bajos de HDL en personas que se encontraban en situación socioeconómica desfavorable y que presentaban estilos de vida menos saludables, más factores de riesgo cardiaco y más comorbilidades médicas.

NIVELES BAJOS DE HDL, LIGADOS A MÁS RIESGO DE MUERTE CARDIOVASCULAR

   Sin embargo, incluso cuando se ajustó por factores de estilo de vida, niveles bajos de HDL siguen relacionados con un mayor riesgo tanto de muerte cardiovascular como de muerte relacionada no cardiovascular y muerte por cáncer. Los individuos con niveles muy altos de HDL tenían un mayor riesgo de muerte relacionada no cardiovascular.

   Los investigadores dijeron que sus hallazgos son similares a otros estudios que muestran que niveles bajos de HDL se vinculan con un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, pero este trabajo es uno de los primeros en mostrar una relación similar entre el HDL y la muerte por cáncer y otras causas de muerte.

   Los autores dijeron que no están seguros de qué niveles muy altos de HDL aumentaron las tasas de muerte relacionada no cardiovascular, pero otras evaluaciones han sugerido que esto podría estar relacionado con el aumento de la ingesta de alcohol.

   En conclusión, los investigadores dijeron que este estudio arroja dudas sobre el uso del HDL como un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiovascular o para elevar los niveles de HDL para que sean utilizados por sí mismos como una intervención para reducir el riesgo de morir por enfermedad cardiaca.

   "La relación entre el colesterol bueno y la enfermedad cardiaca es compleja, pero parece cierto que existe una conexión entre las personas con bajos niveles de colesterol bueno y otros factores de riesgo conocidos para la enfermedad cardiaca como la mala alimentación y hábitos de ejercicio y otras condiciones médicas", dice Dennis T. Ko, autor principal del estudio y profesor asociado en el Instituto de Ciencias de Evaluación Clínicta en Toronto, Canadá.

   "Centrarse en elevar el HDL es probable que no vaya a ayudar a estos pacientes, pero estos resultados muestran que una de las mejores intervenciones en el tratamiento y la prevención de las enfermedades del corazón siguen siendo los cambios de estilo de vida", subraya.

   Los autores no pudieron examinar algunos aspectos potencialmente importantes del HDL, como la relación de los tamaños de las partículas, las subclases o la función con la mortalidad cardiovascular o no cardiovascular debido a que estos datos no estaban disponibles a nivel de población. Además, no tenían información sobre el consumo de tabaco o alcohol en toda la población estudiada, pero pudieron complementar los datos a partir de un estudio adicional.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter