Publicado en 'Neurology'

Asocian el herpes zóster con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular en los adultos jóvenes

Actualizado 07/10/2014 5:51:06 CET
Herpes zóster
Foto: WIKIMEDIA/DEUTSCHES GRÜNES KREUZ

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Tener herpes zóster, también conocido como 'culebrilla', puede aumentar el riesgo de sufrir una apoplejía años más tarde, según un estudio publicado este jueves en la edición digital de la revista 'Neurology'. El herpes zóster es una infección viral que provoca una dolorosa erupción y es causada por el mismo virus que desencadena la varicela, de forma que una vez que las personas se recuperan de la varicela, el virus permanece latente en las raíces nerviosas y, en algunos pacientes, se reactiva años después como herpes zóster.

   Las personas entre 18 y 40 años que tienen culebrilla presentan más probabilidades de padecer un accidente cerebrovascular, ataque al corazón o un ataque isquémico transitorio (AIT) o advertencia de accidente cerebrovascular, años más tarde que quienes no la tienen.

   Según los resultados de esta investigación, en la que participaron 106.600 personas con culebrilla y 213.200 sin ella de edades similares, los mayores de 40 con el virus eran más propensos a tener un ataque al corazón o un AIT, pero no un accidente cerebrovascular, que aquellos que no la poseían. Con una base de datos de Reino Unido, los autores revisaron los registros de los participantes durante un promedio de seis años tras el diagnóstico de herpes zóster y de hasta 24 años en el caso de algunos.

   Las personas menores de 40 años presentaban un 74 por ciento más de probabilidades de tener un accidente cerebrovascular si habían tenido culebrilla, después de ajustar por factores de riesgo de accidente cerebrovascular, como la obesidad, el tabaquismo y el colesterol alto. Un total de 40 personas con herpes zóster sufrió derrame cerebral, lo que supone un 0,21 por ciento de ese grupo, en comparación con 45 de los que no habían padecido herpes zóste , es decir, un 0,12 por ciento.

   Las personas menores de 40 años eran 2,4 veces más propensas a sufrir un ataque isquémico transitorio si poseían culebrilla y un 50 por ciento más propensas a padecer un ataque al corazón. Los números no eran tan grandes en las personas mayores de 40 años, siendo un 15 por ciento más propensas a un ataque isquémico transitorio y un 10 por ciento más propensas a un ataque al corazón si tenían culebrilla.

   La autora del estudio, Judith Breuer, de la Escuela Universitaria de Londres (UCL, en sus siglas en inglés), en Reino Unido, explica que para las personas de edad avanzada una mejor detección y tratamiento de los factores de riesgo de accidente cerebrovascular, como la diabetes, el colesterol alto y la presión arterial alta, puede explicar por qué están en menor riesgo que los sujetos más jóvenes de sufri un derrame cerebral, AIT y eventos relacionados con el corazón después de la culebrilla.

   "En cualquier persona con herpes zóster y, especialmente, en los más jóvenes, se deben examinar los factores de riesgo de accidente cerebrovascular --dijo Breuer--. Se ha demostrado que la vacuna contra la culebrilla reduce el número de casos de herpes zóster en aproximadamente un 50 por ciento. Se necesitan más estudios para determinar si la vacunación también puede reducir la incidencia de accidente cerebrovascular y ataque cardiaco".

   Sin embargo, según Breuer, está claro que los factores que aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular también elevan el riesgo de herpes zóster. "Las recomendaciones actuales son que cualquier persona de 60 años debe ser vacunada. Debe establecerse el papel de la vacunación en los individuos más jóvenes con factores de riesgo vascular", concluye esta experta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter