Así regulan los músculos su consumo de oxígeno

Músculos
GETTY IMAGES / GILAXIA
Publicado 04/04/2018 8:34:34CET

   MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, muestra que una enzima llamada FIH determina cómo consumen oxígeno los músculos. Sin la enzima, la necesidad de oxígeno aumenta durante el ejercicio físico. El hallazgo, publicado en 'Cell Metabolism', tiene una importancia potencial para los atletas de élite, que se ha encontrado que tienen niveles más altos de FIH en sus músculos que otros.

   Cuando haces ejercicio, tus músculos consumen oxígeno para producir energía, hasta que el nivel de oxígeno cae por debajo de un umbral particular. Posteriormente, la energía se genera por el proceso del metabolismo anaeróbico, que no requiere oxígeno. Sin embargo, esto conduce a la producción de ácido láctico y finalmente al agotamiento y a los calambres. En un nuevo estudio, los científicos demuestran que la enzima FIH (Factor Inhibiting HIF) es la clave de cómo ocurre este cambio.

   "Descubrimos que los músculos regulan el consumo de oxígeno de una manera muy precisa utilizando la enzima sensible al oxígeno FIH", dice el investigador principal, el profesor Randall Johnson, del Departamento de Biología Celular y Molecular del Instituto Karolinska. "La enzima se asegura de que los músculos puedan usar un metabolismo más eficaz basado en oxígeno durante el mayor tiempo posible y luego promueve una transición muy rápida al metabolismo anaeróbico", añade.

   Utilizando ratones en los que se bloqueó la producción de la enzima, los investigadores encontraron que los animales que carecen de FIH en sus músculos requieren más oxígeno de lo normal al hacer ejercicio. "Pudimos demostrar que sin FIH, los músculos usan mucho más oxígeno de lo que es el caso --explica el profesor Johnson--. Esto podría ser de gran importancia para los atletas de élite, quienes, según un estudio anterior nuestro, tienen niveles extraordinariamente altos de FIH muscular".

   Hace más de diez años que se descubrió FIH, pero hasta ahora nadie ha entendido su función exacta. FIH se encuentra en todas las células y tejidos del cuerpo, pero es de 50 a 100 veces más abundante en los músculos que en cualquier otra parte del cuerpo. Los hallazgos ahora pueden abrir el camino a nuevas formas de fármacos que afectan al metabolismo.

"Nadie ha tenido en cuenta la idea de desarrollar un medicamento que afecte a FIH antes, pero creo que nuestro estudio llevará a un mayor examen de esa posibilidad --dice el profesor Johnson--. En este trabajo tienes cómo afectar al metabolismo en sí mismo, tal vez principalmente en los músculos, pero posiblemente también en otras partes del cuerpo. Esto puede ser importante en otros contextos, como la diabetes y la obesidad".