Aplicar un método científico para encontrar la 'fórmula de la felicidad' es posible

Risas para todos, felicidad, familia
GETTY
Actualizado 03/08/2017 12:38:16 CET

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Durante la vida se sufre alteraciones económicas, familiares, conflictos con los hijos, diagnósticos de enfermedades, etc; por ello la doctora en Ciencias Químicas, Rocío Lapuente, especialista en Bioneuroemoción, la entiende como si fuese un proceso químico y cree que es posible aplicar un método científico para dar con la fórmula de la felicidad.

"Todas las reacciones químicas son equilibrio constante, que se mueve y todo está en un continuo cambio manteniendo el equilibrio", ha explicado la experta.

La doctora utiliza la Química para explicar que en una transformación muchas veces hay que partir de algo que no es puro para cambiarlo y convertirlo. Basándose en su perspectiva, compara los átomos de los elementos del sistema periódico con los seres humanos y la necesidad de su combinación para crear compuestos estables, o como el átomo y el ser humano se transforman cuando se impacta en su núcleo con la energía adecuada, lo que impide que se muestren como realmente son.

Para buscar la 'fórmula de la felicidad' la investigadora recurre a la ley de acción de masas y al principio de 'Le Châtelier', que se basa en que todo equilibrio químico está regido por una constante. Esta fórmula se puede aplicar a la vida, interpretando el estado de la felicidad como un valor persistente de dicha fórmula y siendo el resto de los integrantes del equilibrio los que se acomodarán a el.

"Aplicando esta ecuación se mantiene el equilibrio en todos los aspectos de la vida como puede ser la familia, los amigos o el trabajo", ha explicado Lapuente.

Por todo ello, las creencias, el proyecto sentido y el árbol transgeneracional son elementos que se encuentran en el inconsciente y que hacen ver la vida de una determinada manera. "Nos han pasado una forma de ver la vida. Nos han dicho lo que tenemos que pensar acerca de la vida, de nosotros mismos, del mundo y estas creencias nos impiden tener una visión de lo que realmente queremos de la vida", ha concluido la experta.