Riesgo cardiovascular silente

Aneurisma de aorta: accidente en la autopista central

Aneurisma de aorta
Foto: GETTY/HAKAN CORBACI
Actualizado 16/09/2015 13:53:05 CET

   La aorta es el vaso principal del cuerpo que parte del corazón y distribuye sangre oxigenada al organismo. El aneurisma consiste en la aparición de una especie de bulto o dilatación en esta gran autopista de la sangre, cuyo diámetro normal es de unos 2,5 a 3 centímetros, que puede ocasionar que las paredes de la aorta pierdan resistencia y se rompan.

ANEURISMA DE AORTA

   Según explica a Infosalus el doctor Gregorio Rábago, Jefe de la Unidad de Cirugía Cardíaca de la Clínica Universidad Navarra, esta dilatación se produce en una parte de la aorta, ya sea en su parte más cercana al corazón (torácica) o en la zona abdominal. El proceso  es progresivo, no da síntomas y el diámetro dilatado de la aorta puede alcanzar los 8-10 centímetros aunque si se detecta a tiempo y existe un seguimiento del paciente, la operación se suele realizar cuando estos valores rondan entre 5 y 5,5 centímetros.

   Aunque existen factores congénitos que predisponen al aneurisma, como los que afectan al tejido conectivo de las arterias, su origen más común se deriva de los factores de riesgo cardiovascular entre los que se encuentran hipertensión, hipercolesterolemia y hábitos de vida no saludables como obesidad, sedentarismo o tabaquismo.

   "El tabaco es un factor adquirido de riesgo cardiovascular pero si además de fumar comemos con muchas grasas, abusamos de la sal, el azúcar y tenemos un estilo de vida sedentario, agravamos nuestra posible predisposición a los procesos arterioscleróticos", apunta Rábago.

   Aunque el perfil de quienes sufren un aneurisma de aorta es el de un varón de más de 50 años, un reciente estudio de la Universidad de Queensland en Nueva Orleans (Estados Unidos) muestra que las mujeres fumadoras tienen las mismas probabilidades que los hombres de desarrollar un aneurisma potencialmente mortal en la aorta, a pesar de que hasta ahora se consideraba una enfermedad preferentemente masculina.

   "Las mujeres parecen estar protegidas durante el periodo fértil frente a la enfermedad cardiovascular pero tras la menopausia y con su agresiva incorporación al tabaquismo podrían desarrollar antes este tipo de trastornos aunque aún se siguen operando más casos de aneurisma de aorta entre los varones", señala el cirujano cardíaco.

UN DIAGNÓSTICO CASUAL QUE SALVA VIDAS

   Dado que el aneurisma de aorta no da síntomas, lo habitual es que la anomalía se halle como un encuentro casual durante una exploración por otra causa durante un chequeo o prueba diagnóstica asociada por ejemplo a una neumonía.

   Sólo en las fases más avanzadas de esta peligrosa dilatación de la aorta pueden producirse síntomas, ya que al ir dilatándose la arteria, puede producir dolor y confundirse incluso con un infarto o comprimir estructuras vecinas.

   El aneurisma de aorta no se cura pero se puede detener su avance y que no aumente de tamaño a través de medidas dirigidas a reducir los factores de riesgo cardiovascular como mantener en niveles adecuados la tensión arterial, bajar de peso o controlar la sal y las grasas en la alimentación. Una vez diagnosticado el aneurisma debe ser seguido de forma estrecha con pruebas de imagen (TAC) y una vez que sobrepase los limites establecidos (entre 5 y 5,5 cm) se debe tomar la decisión de repararse mediante cirugía.

  Cuando se trata de operar, la localización del aneurisma y el estado de la aorta determinan el tipo de intervención quirúrgica a realizar. Las opciones quirúrgicas más empleadas pasan por resecar el fragmento de la aorta dañado y sustituirlo por una prótesis o bien colocar una malla interior en la zona de la aorta dilatada para evitar que continúe su ensanchamiento y con ello que la arteria se rompa (cirugía endovascular).

   "En los casos en los que se ha conseguido detectar a tiempo el aneurisma de aorta el pronóstico es muy bueno pero cuando la arteria ha crecido demasiado o se ha roto pasamos a situaciones de urgencia en las que la evolución y los resultados son más complicados", concluye Rábago.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter