Anecpla insiste en "extremar los controles" para evitar el repunte de casos de legionella que España sufrió en 2017

Legionella
ANECPLA - Archivo
Publicado 25/06/2018 15:05:37CET

Se registraron cerca de 1.500 casos frente a los menos de mil de 2016

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla) ha insistido en "extremar los controles" para evitar la propagación de la bacteria legionella y realizar adecuadas medidas de prevención, a fin de prevenir situaciones de riesgo que produzcan un repunte de casos, como el sufrido el año pasado en España con casi 1.500 afectados, según datos del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III.

"El verano ya está aquí. Se ha hecho de rogar, pero el calor ha
llegado ya con fuerza a nuestro país. Con las altas temperaturas, se empiezan a poner en marcha los equipos de refrigeración de multitud de edificios, además de otros sistemas como los nebulizadores de las terrazas en bares y restaurantes o los spas, listos para acoger turistas. Todos ellos son susceptibles de provocar un posible brote de legionella", advierte la directora general de Anecpla, Milagros Fernández de Lezeta.

Desde Anecpla ofrecen como solución "realizar una correcta puesta a punto y un adecuado mantenimiento periódico de todas las instalaciones que suponen un riesgo de legionella", algo que, citando a las cifras del 2017, consideran que "no se está haciendo todo lo bien que debería".

Ante esta realidad, Anecpla alerta del riesgo de tener un equipo de climatización, sea una torre o un condensador, sin un mantenimiento correcto y/o incumpliendo la legislación vigente en materia de prevención y control, que genera un "gravísimo problema de proliferación de la bacteria". En estas situaciones, señalan, la bacteria dispone de alimento (acumulación de suciedad), de una temperatura óptima (épocas relativamente calurosas) y de tiempo suficiente (situaciones de agua estancada o con poco movimiento) para multiplicarse "hasta niveles infectantes para el ser humano".

Por ello, instan a "extremar las precauciones y tomar las medidas adecuadas" para mantener las condiciones óptimas de funcionamiento de estos equipos, tales como "una limpieza y desinfección previa, unas revisiones adecuadas, un mantenimiento mecánico correcto y la dosificación en continuo del biocida correspondiente hasta alcanzar la
concentración necesaria para asegurar su efectividad".

Como medidas para prevenir la expansión de la legionella, recomiendan evitar temperaturas entre 25-45ºC (adecuadas para su crecimiento), estancamiento de agua y acumulación de sustratos o productos que puedan servir de alimento. También consideran necesario realizar limpiezas y desinfecciones, tanto periódicas como iniciales, antes de la puesta en
marcha de una instalación. "El control de ésta es la principal medida de prevención, muy especialmente en lo referente a hospitales, centros médicos y clínicas", apuntan.

Además, recuerdan que el cumplimiento de la normativa por parte de propietarios y usuarios, así como el incremento de medidas cautelares, son "otros dos aspectos prioritarios". "De esta manera podremos evitar futuros brotes que pongan en riesgo la salud de las personas", añaden, para terminar aconsejando acudir a empresas profesionales y autorizadas para la realización de ese mantenimiento.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.