AMPL

Más de 200 enfermos de cáncer congelan tejido reproductivo para poder ser padres después

Actualizado 12/11/2009 20:29:26 CET

BARCELONA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un total de 214 españoles, 100 hombres y 114 mujeres, afectados por un cáncer se han sometido a técnicas de preservación de la fertilidad, mediante la congelación de semen o la vitrificación de óvulos, antes de iniciar un tratamiento de quimioterapia para poder ser padres una vez curada la enfermedad, en el marco de la campaña gratuita que el IVI y la Asociación Española contra el Cáncer (AEEC) promueven desde 2008.

En la presentación de la iniciativa en la capital catalana, la presidenta de la AECC en Barcelona, Maria Dolores de Oya, destacó que 1.046 mujeres catalanas en edad fértil fueron tratadas por un cáncer en 2008, aludiendo a datos del Instituto Catalán de Oncología (ICO).

La mayoría de cánceres tratados con quimioterapia dejan infértil a los pacientes, y si bien la congelación de esperma es algo conocido que se hace desde hace tiempo, la vitrificación de óvulos es una técnica relativamente nueva, que hace menos de dos años que se ofrece, explicó el director de IVI Barcelona, Agustín Ballesteros.

De hecho, una de cada diez mujeres tendrá cáncer de mama, y un 42 por ciento de las mujeres que reciben tratamientos de quimioterapia ven afectada su fertilidad. La recuperación de la fertilidad entre las mujeres jóvenes que han recibido tratamiento no supera el 30 por ciento.

Entre los hombres, el 15 por ciento de cánceres se dan en edad reproductiva, menores de 55 años.

La vitrificación de óvulos logra tasas de supervivencia de este gameto del 97 por ciento, y las posibilidades de embarazo son del 60 por ciento en el primer intento, pero en el conjunto de intentos las tasas de éxito oscilan entre el 80 y 90 por ciento. Si se preserva parte del tejido ovárico, los índices son mayores, señaló Ballesteros.

La ginecóloga del IVI Barcelona --que mantiene congelados gametos o tejidos de 14 pacientes -- Sílvia González lamentó la "falta de información" de los pacientes de cáncer, especialmente las mujeres, sobre esta opción, y explicó el caso de una mujer de 34 años, Carmina Torán, que recibió en su consulta tras serle diagnosticado un cáncer de mama.

Torán explicó que someterse a las técnicas no retrasó su tratamiento más que un par de semanas, y que este hecho le ha ayudado a afrontar con más "esperanza" la enfermedad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter