Consumir sin control

Adicta a las compras

Actualizado 13/07/2015 16:30:04 CET
Adictos a las compras
Foto: GETTY/DIRIMA

MADRID, 30 Mar. (Infosalus/EP) -

   El ocio en las grandes superficies se considera una tendencia tan natural en las sociedades desarrolladas que ha dado lugar a considerar las compras como una afición para el tiempo libre. Más allá de las conocidas imágenes de un gentío que se lanza a los expositores de ropa durante las rebajas existen situaciones que se escapan de nuestro control y que pueden ser tipificadas como adicción.

   ADICTA A LAS COMPRAS

   Según explica a Infosalus José Antonio Molina, psicólogo experto en adicciones, la adicción a las compras se encuentra dentro del ámbito de las adicciones en las que no existen sustancias como es el caso del sexo o el juego y aunque no tiene entidad clínica propia sí aparece en manuales divulgativos.

   En términos generales Molina señala que cuando estas personas acuden a la consulta suele ser debido a la presión del grupo familiar, alertados en muchos casos por los problemas económicos que genera la conducta, y que en un inicio no reconocen que tienen un problema.

   Existen varios aspectos que Molina señala a Infosalus que convierten el consumo compulsivo en adictivo y que son señales de alarma que deben conducir a la consulta con un especialista:

   1. Se considera que ha llegado al grado de adicción cuando existen consecuencias negativas en diversos ámbitos de la vida. Aunque el área económica es la primera en resentirse, la pueden seguir también la vida familiar y la esfera laboral.

   2. En la mayoría de los casos son conductas que buscan la evasión a través de las compras.

   3. Estas conductas se repiten en el tiempo durante más de un año. En épocas de rebajas estas personas pueden pasar desapercibidas pero sus adquisiciones compulsivas no dependen de tendencias sociales.

   4. Se caracterizan por una pérdida de control que conduce a terminar comprando mucho más de lo que en realidad se desea.

   5. Se produce tolerancia, es decir, el consumo es cada vez mayor ya que se necesita realizar más compras para encontrar la satisfacción que se busca.

   6. Existe síndrome de abstinencia, cuando no se puede satisfacer la adicción se presentan síntomas de irritación, ansiedad o bajada del estado anímico.

AUTOCONTROL COMO TERAPIA

   El especialista, autor  del libro 'SOS...Tengo una adicción' (editorial Pirámide), señala que como en todas las adicciones el tratamiento se plantea a largo plazo ya que pueden existir recaídas y a diferencia de otras adicciones, en las que se puede eliminar la sustancia del día a día, el paciente debe continuar realizando compras.

   Así, en el tratamiento de estos pacientes se trabaja en mecanismos de autocontrol como preparar listas cerradas de las compras a realizar y no comprar nada que no se encuentre en ellas hasta ir acompañado por alguien de confianza que conozca el problema y evite que se produzcan las compras compulsivas.

   Además, estas personas necesitan desarrollar mecanismos de afrontamiento y de gestión de la ansiedad ya que el desencadenante de estas conductas adictivas es sobre todo el estado anímico.

   Molina señala que las compras por Internet no suelen generar la misma dependencia porque no promueven la sensación de evasión que sienten estas personas cuando van a un centro comercial lleno de gente. Aunque es un canal más para las adicciones, el comprador compulsivo persigue también salir de su entorno para evadirse.

   En cuanto a los géneros, los estereotipos parecen seguir funcionado en la adicción y así las mujeres comprarían más productos asociados a la cosmética y la moda y los hombres se decantarían por lo tecnológico y todo lo relacionado con los coches. En muchos casos esta conducta adictiva esconde cuadros de ansiedad y estados depresivos, de los que la persona intenta huir a través de las compras, concluye Molina.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter