Publicado en 'Nature'

Un ácido graso producido por las bacterias del intestino estimula el sistema inmunológico

Actualizado 07/10/2014 9:19:16 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación del Centro RIKEN para las Ciencias Médicas Integrativas, en Japón, arroja luz sobre el papel de las bacterias intestinales en la maduración del sistema inmunológico y proporciona evidencia que apoya el uso de butirato como tratamiento para las patologías inflamatorias intestinales, como la enfermedad de Crohn.

Publicado en la edición de este miércoles de la revista 'Nature', el estudio muestra que el butirato, un subproducto de la digestión de la fibra dietética por parte de microbios intestinales, actúa como un interruptor epigenético que estimula el sistema inmune mediante la inducción de la producción de células T reguladoras en el intestino.

Estudios previos han demostrado que los pacientes que sufren de enfermedades inflamatorias del intestino carecen de bacterias productoras de butirato, del cual poseen niveles más bajos en su intestino. Las propiedades antiinflamatorias de butirato se atribuyen a su papel como fuente de energía para las células del revestimiento del colon, pero este estudio proporciona una base molecular al papel de butirato en la producción de linfocitos T reguladores.

El equipo investigador, dirigido por el doctor Hiroshi Ohno, de RIKEN, en colaboración con la Universidad de Tokio y la Universidad de Keio, ambas en Japón, analizó los mecanismos moleculares por los cuales los microbios aumentan el número de células T reguladoras (Treg) presentes en el colon de los ratones que fueron criados libres de gérmenes.

Su investigación muestra que el ácido butírico, un ácido graso de cadena corta producido por las bacterias comensales, actúa sobre las células T vírgenes para promover su diferenciación en células Treg. Esto se consigue a través de cambios epigenéticos que regulan la expresión de los genes responsables de la diferenciación de las células T vírgenes en células Treg.

El estudio muestra que en los ratones que sufren de colitis, la administración de butirato como parte de su dieta aumenta sus niveles de células Treg y mejora sus síntomas. "Las células T reguladoras son importantes para la contención de las respuestas inflamatorias excesivas, así como los trastornos autoinmunes. Estos resultados podrían ser aplicables para la prevención y el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, la alergia y la enfermedad autoinmune", adelantó Ohno, tras subrayar que el butirato es natural, seguro y barato.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter