Un 80 por ciento de los problemas del sueño no son diagnosticados

Insomnio, cama
PIXABAY - Archivo
Actualizado 14/03/2018 18:11:36 CET

GRANADA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Expertos de la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Lo Monaco han puesto de manifiesto que una de cada tres personas ha padecido un trastorno del sueño y que la dificultad de detectar sus signos es uno de los principales problemas, pues se estima que un 80 por ciento no son diagnosticados.

Roncar mucho, impresión de asfixia, dificultad para conciliar el sueño o despertares nocturnos son algunos de los principales signos de padecer un trastorno del sueño, según indica en una nota la UGR.

La falta de diagnóstico se da principalmente porque "o no se busca ayuda, ya que es difícil percibir o saber identificar los síntomas; o porque cuando el paciente llega a su primera consulta hay dificultades a la hora de presentar el caso y las características más relevantes del mismo".

A lo largo de la vida la calidad del sueño puede variar por diversos factores, tanto ambientales como trastornos médicos o psicológicos.

La primera fuente de información para determinarlo es la que proviene de los demás, ya que, en muchas ocasiones las alteraciones no se pueden percibir por uno mismo al estar dormido y sí por la persona que duerme al lado y que traslada a su acompañante que ha roncado mucho, ha hablado en sueños o se ha movido continuamente.

Estas situaciones, aunque comunes y anecdóticas, pueden informar de la posible existencia de un problema real de sueño y puede ser la primera fuente para iniciar una evaluación del síndrome de apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, somniloquio u otras patologías.

Si por el contrario se duerme solo, puede ocurrir que nos despertemos con sensación de asfixia, que nos cueste mucho dormir o que tras un despertar nocturno sea imposible volver a conciliar el sueño. Además, de continuos despertares durante la noche. De la misma forma, si el tiempo de sueño habitual varía drásticamente produciendo una reducción notable, los expertos recomiendan acudir a un profesional para evaluar si la situación es clínica y tratarla.

Por otro lado podría ocurrir, según los investigadores, que no percibamos ningún problema en la noche, pero que durante el día nos sintamos cansados, somnolientos o necesitemos el consumo de cafés o bebidas estimulantes para sentirnos despiertos. En estos casos es posible que exista un problema de sueño que podría desembocar en otros problemas diurnos.

 

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.