El 47 por ciento de los españoles no aumentan la ingesta de líquidos cuando van a la playa, según un estudio

Actualizado 23/05/2007 19:56:44 CET

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El 47 por ciento de los españoles no aumenta la ingesta de líquidos cuando acuden a la playa, a pesar de que la piel se puede deshidratar con exposiciones al sol prolongadas y el aumento de pérdida de líquidos por sudoración, según los datos del Estudio Hydra difundidos hoy por el Observatorio de Hidratación y Salud (OHS).

La investigación ha comprobado que casi la mitad de los españoles encuestados en playas distribuidas por todo el país, pasan largos períodos de tiempo expuestos al sol sin tomar líquidos y, cuando lo hacen, les resulta más fácil variar con zumos, refrescos, infusiones, etc.

Este es el motivo por el cual desde el OHS recuerdan la importancia de ingerir más líquidos en verano, ya que, cuando con la llegada del buen tiempo las personas pasan más tiempo al sol y realizan más actividad física al aire libre, la piel corre más riesgo de deshidratarse.

Asimismo, los especialistas advierten que si el contenido en agua de la capa córnea (la más superficial de la epidermis) es inferior al 10 por ciento, el envejecimiento de la piel se presenta de forma prematura, por lo que "es fundamental beber".

Por otro lado, como una buena humectación ayuda a preservar la elasticidad, la suavidad y el tono de la piel, el estudio indica que "las mujeres suelen estar más concienciadas de la importancia de la hidratación". Sin embargo, un 35 por ciento reconoce beber menos de lo adecuado, porcentaje que alcanza al 65 por ciento de los hombres.

CONSEJOS.

Para tener una piel saludable, el OHS recomienda evitar las pérdidas excesivas de líquidos y no pasar largos periodos sin ingerir bebidas, incluir en la ingesta agua y seguir una alimentación equilibrada y variada.

A su vez, aconseja no tomar el sol de 12 a 16 horas y, durante el resto del día, utilizar protector solar con filtro UVA y UVB. También resalta la importancia de hidratarse antes, durante y después de la actividad física, que implica una gran pérdida de agua a través del sudor.

Finalmente, sugiere evitar el alcohol que, además de ser diurético, se elimina en parte a través de la piel.