El 40% de las personas con hipotiroidismo tardó entre cuatro meses y dos años en ser diagnosticado

Dolor de garganta
ISTOCK - Archivo
Publicado 23/05/2018 14:08:32CET

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El 40 por ciento de las personas que tiene hipotiroidismo tardó entre cuatro y dos años en lograr un diagnóstico, tal y como revela una encuesta internacional elaborada por Merck y la Federación Internacional de Tiroides (TFI, por sus siglas en inglés) con motivo de la 10ª Semana Internacional de Concienciación sobre la dolencia.

"Cientos de millones de personas sufren problemas en su glándula tiroides sin haber recibido nunca un diagnóstico o un tratamiento apropiado", ha apuntado el presidente de la TFI, Ashok Bhaseen.

La encuesta, realizada en seis países, entre ellos España, muestra que el proceso de diagnóstico puede ser difícil y angustioso. El 70 por ciento de los participantes ha declarado que encontró la evaluación médica de su enfermedad estresante.

Además, el cuestionario revela que también el 70 por ciento de los pacientes desconocía que sus síntomas fueran provocados por un desorden tiroideo.

Por otro lado, una vez diagnosticada, el trabajo muestra que la tiroides tiene una gran afectación en el día a día de los que la padecen. Casi la mitad de los pacientes, un 49 por ciento, ha afirmado que la dolencia impactó en su apariencia física y, en este sentido, el 31 por ciento vio mermada su autoestima y confianza.

CONCIENCIACIÓN

La Semana Internacional de Concienciación sobre la Tiroides es una iniciativa anual de sensibilización pública que pretende dar a conocer algunos de los aspectos más desconocidos del desorden tiroideo.

Con el lema 'Es el momento de revisar el panel de control de tu cuerpo' pretenden ayudar a reconocer los síntomas de esta afección y a comprender la función de la glándula tiroides, para reducir el tiempo de diagnóstico y mitigar el estrés que pueda darse en los pacientes cuando se diagnostica.

Por otro lado, la campaña hace hincapié en el importante papel que esta glándula juega en el funcionamiento de nuestro cuerpo, un 'panel de control' de nuestro metabolismo, y facilita la información que permite reconocer irregularidades en su funcionamiento.