El 21% de los adolescentes españoles tiene riesgo de presentar conductas adictivas a Internet

Joven, adolescente, ordenador, internet
PIXABAY/STARTUPSTOCKPHOTOS - Archivo
Publicado 16/07/2018 17:55:54CET

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 1,5 por ciento de los adolescentes españoles presenta conductas adictivas a Internet y el 23 por ciento está en riesgo de padecerlas, cifras algo superiores al resto de Europa, donde los datos se sitúan en el 1,2 y 12,7, respectivamente, según ha advertido la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria de Atención Primaria (SEPEAP).

"El uso que los niños hacen de las pantallas puede aportar indudables beneficios, como favorecer el contacto con el mundo exterior, la comunicación interpersonal y ser un elemento innovador de ocio y entretenimiento, entre otros. Sin embargo, su utilización va acompañada de riesgos y daños como: desarrollar hábitos de vida no saludables, la recepción de información inexacta, el acceso a contenidos inadecuados o perjudiciales, la violación de la intimidad y el acoso cibernético", señalan desde SEPEAP.

Tal y como recuerdan, el uso del ordenador en la infancia está "muy extendido y aún más el uso de la red". Así, detallan que esta pantalla es utilizada por los menores desde edades "muy tempranas", incrementando sus conexiones a Internet a lo largo de la infancia desde el 43,6 por ciento entre los tres y seis años, hasta superar el 90 en la adolescencia, momento en que las conexiones a la red superan al visionado de la televisión.

El uso recomendado por los pediatras de la SEPEAP es evitar la exposición a las pantallas hasta los 18 meses. Entre esta edad y los 24, iniciar el visionado de programas de calidad en compañía de los padres. De 2 a 5 años, visión de contenidos de calidad, acompañados de los padres y máximo una hora diaria.

A partir de los seis, SEPEAP señala que se debe buscar el equilibrio entre el uso de pantallas y otras actividades propias de sus edades, evitar las pantallas durante las comidas, horas de estudio y antes de dormir y, en última instancia, también asegurar que el menor no tenga dispositivos de este tipo en su dormitorio.

Contador