Tras 17 horas de vigilia el rendimiento cognitivo puede equivaler a tasas de alcoholemia incompatibles con la conducción

Insomnio
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / KIEFERPIX - Archivo
Publicado 16/03/2018 14:41:17CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El límite que se establece sin dormir no debería sobrepasar las 16 o 17 horas despierto ya que, a partir de esas horas, el rendimiento cognitivo, no solo no es bueno, sino que se establece en los mismos niveles que con tasas de alcoholemia incompatibles con una conducción segura que en muchos países son ilegales, explica la doctora Susana Soler, de la Unidad del Sueño del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre.

Concretamente, "el rendimiento cognitivo tras una noche sin dormir se equipara a una tasa de alcohol en sangre de 0,07%", explica la doctora para quien es preocupante el hecho de que el 20 por ciento de la población española mayor de 16 años duerma poco en relación a sus necesidades de vigilancia, atención y, en general, rendimiento cognitivo durante el día.

"Sin embargo, no existe conciencia social sobre la importancia que tiene en nuestras vidas dormir bien", señala, lamentando que, al contrario de lo que sucede con los niveles de alcohol, no existan sistemas que midan o cuantifiquen somnolencia y vigilia.

La experta recuerda que, distintos estudios vinculan la pérdida de sueño con un aumento en el riesgo de sufrir trastornos metabólicos y cardiovasculares como tensión arterial elevada, enfermedad coronaria, accidentes cardiovasculares o diabetes tipo II. En relación a esta última patología, los estudios relacionan una mayor prevalencia entre personas que duermen menos de 5/6 horas.

La privación del sueño también se asocia a un mayor riesgo de obesidad. "La restricción de sueño produce alteraciones hormonales que favorecen una mayor ingesta calórica y un menor gasto energético, que se traducen en un aumento de peso" afirma.

En el caso de las personas mayores, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), el riesgo relativo de mayor mortalidad se ha asociado con necesitar más de 30 minutos en conciliar el sueño y con una eficiencia del sueño (tiempo que se duerme como porcentaje del tiempo que se está en la cama) menos del 80%. Además, las cabezadas diurnas y dormir menos de siete horas está asociado con un mayor riesgo de caídas, deterioro cognitivo, alteraciones de la deambulación y en el equilibrio y con dificultades en el control de la medicación.

EL 40% NO DESCANSA BIEN

El 40% de los adultos entre 36 y 55 años confiesa no descansar bien por la noche; las mujeres duermen peor que los hombres y solo un 15% definirían su descanso como "muy saludable", según constatan los datos de los usuarios de la aplicación Quiero cuidarme, de DKV Seguros.

Concretamente, el 19% de los usuarios asegura descansar muy bien, aunque un 36% no alcanza el nivel requerido para considerar su descanso como saludable. Por rangos de edad, los el 60% de los usuarios de entre 18-24 y 25-35 años reconocen disfrutar de un descanso de calidad.

También los mayores de 65 gozan de una muy buena calidad de sueño. En este caso, los resultados alcanzan hasta el 70%, si unimos los que se encuentran entre "saludable" y "muy saludable". En cambio, los adultos entre 36-45 o 46-55 años son los que más sufren a la hora de dormir, ya que el 40% confiesa no reposar bien por la noche.