Los 14 puntos para comprender mejor el 'ejército' del cuerpo contra las infecciones

Leucocito, glóbulo rojo, glóbulo blanco, sistema inmmunitario
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / NAULICREATIVE
Publicado 20/07/2018 8:44:34CET

   MADRID, 20 Jul. (EDIZIONES) -

   El sistema inmunológico o inmunitario es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Es un sistema complejo pero vital para la salud de todas las personas. Aquí podrás encontrar sus principales claves para entender el 'ejército' del organismo para combatir las invasiones de virus, bacterias y todo tipo de microorganismos:

   1.- Según destaca la Fundación Nacional de Artritis estadounidense, por medio de una serie de pasos, el cuerpo combate y destruye aquellos microorganismos infecciosos invasores antes de que causen daño. Cuando el sistema inmunológico está funcionando adecuadamente protege de infecciones que causan enfermedad.

   2.- En una entrevista con Infosalus, la doctora Silvia Sánchez-Ramón, jefa del servicio de Inmunología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, explica que el sistema inmune no sólo tiene como función la de mantener la integridad del organismo, la de defendernos frente a infecciones, a las células que pueden malignizarse en el organismo, o ante sustancias tóxicas. También está implicado en la reparación de heridas, en el éxito de la gestación, o en el desarrollo embrionario, por ejemplo.

   3.- Este sistema es "más amplio que las defensas", pese a que siempre se ha asociado con las defensas frente a las infecciones o a sustancias toxicas.

   4.- Es complejo porque afecta a todo el organismo, y está formado por una red de células, tejidos y órganos que protegen al cuerpo. "Se trata de una serie de mediadores físicos y químicos que se encargan del mantenimiento de la salud de la persona, desde las barreras físicas, como la piel o las mucosas por ejemplo. No obstante, uno de los mediadores principales que lo secundan son los glóbulos blancos de la sangre, o leucocitos. Dentro de ellos encontramos los linfocitos, que constituyen la inmunidad adaptativa, con memoria específica, por ejemplo cuando una persona se vacuna, ya que se sabe que el sistema inmunitario 'tiene memoria' y se acuerda de éste por un tiempo que puede durar toda la vida del individuo", precisa.

   5.- En los últimos años se ha visto que la microbiota (ecosistema de microorganismos de nuestro cuerpo) forma parte de esa inmunidad innata, no sólo a nivel digestivo sino también a nivel respiratorio, en la piel y en las mucosas y afecta las funciones de otros muchos órganos o sistemas.

   6.- El sistema inmunitario se desarrolla durante el periodo embrionario, desde las primeras semanas de vida, poco a poco. La inmunidad humoral se va desarrollando desde el nacimiento. "En los primeros meses de gestación, el bebe está protegido principalmente por los anticuerpos de su madre, hasta que él es capaz de producirlos", precisa la especialista.

   7.- Una vez que nace, se ha visto que la flora intestinal en aquellos bebés con lactancia materna es más rica y sana, que la de aquellos que no han sido amamantados. "La leche materna es muy rica en péptidos antimicrobianos, y también en 'IgA', una defensa frente a las infecciones en las mucosas a nivel respiratorio o digestivo, por ejemplo. Es importantísima la lactancia materna porque influye en las defensas de los primeros meses de vida", destaca la especialista en inmunología.

   8.- La doctora Sánchez-Ramón señala que en los últimos años se ha visto que la flora intestinal de los bebés es diferente si el parto es vaginal o mediante cesárea. "Parece que si es un parto espontáneo recibirá la flora intestinal de la madre, y si es mediante cesárea predominará la del hospital. Siempre es más importante si es posible un parto natural.

   9.- A partir de los 2 años el sistema inmunitario es maduro y, cuantitativamente, a los 6 años es prácticamente equiparable al de un adulto. "Tenemos un órgano, el 'timo', a través del que se desarrollan intraútero toda la diversidad de linfocitos T que nos pueden proteger frente a un número ingente de patógenos. Este órgano va paulatinamente disminuyendo en la edad adulta", reseña la experta del Hospital Clínico San Carlos.

   10.- Todo lo que es desnutrición, las infecciones graves, los tóxicos, o las infecciones víricas crónicas afectan "muy negativamente" al sistema inmunológico. Además, advierte de que hay muchos fármacos inmunosupresores que pueden afectar negativamente a nuestra respuesta inmunitaria, como los corticoides o los fármacos para las enfermedades autoinmunes o inflamatorias.

   11.- Se ha visto también que es sano y positivo para el sistema inmunitario un adecuado aporte de vitaminas, de oligoelementos, de proteínas, así como hacer ejercicio físico, o evitar el estrés mantenido. "Hay muchos trabajos que relacionan la depresión con una inmunosupresión. Todo lo que es evitar el estrés psicológico, la ansiedad mantenida, el no dormir bien de manera mantenida o crónica, mientras que tener una vida saludable favorece nuestra inmunidad", alerta la doctora Sánchez-Ramón.

12.- ¿Es diferente en cada persona? ¿Por qué en unos es más fuerte que en otros? Según explica la jefa de Inmunología del Hospital Clínico San Carlos, en el siglo XIX Pasteur, padre de la Microbiología, fue el primero en señalar que los microorganismos patógenos son los causantes de enfermedades infecciosas, y advirtió de que un mismo patógeno, en una misma familia o comunidad de personas, no tenía por qué tener la misma virulencia.

   "Luego hay factores de la inmunidad que hacen que haya personas que sean más susceptibles a la enfermedad, o incluso resistentes al mismo germen. Desde infecciones banales, como una gripe, que en la mayoría de los casos se resuelve por nuestro sistema inmunitario, pero que puede causar la muerte de algunas personas", aclara.

   13.- Ahora se está viendo el papel del sistema inmunológico en la reparación de lesiones o la importancia que tiene, por ejemplo, la inmunoterapia en el cáncer. "Se ha visto que frente a la mayoría de los tumores malignos la respuesta inmunológica estaba suprimida, y gracias a estas terapias, que bloquean esa supresión, se están combatiendo algunos tipos de cáncer de difícil tratamiento, como por ejemplo, el melanoma", precisa.

   14.- ¿Qué es la autoinmunidad? Normalmente, el sistema inmunológico combate a los microorganismos infecciosos que amenazan nuestra salud. Pero si falla, el mismo sistema que ha sido diseñado para protegerle, puede también volverse en su contra.

   "Cuando el sistema inmunológico no marcha adecuadamente, no puede distinguir a las células propias de las ajenas. En vez de luchar contra antígenos externos, las células del sistema inmunológico o los anticuerpos que producen, pueden ir en contra de sus propias células y tejidos por error. A este proceso se le conoce como autoinmunidad, y los componentes involucrados en la ofensiva se llaman linfocitos autorreactivos o autoanticuerpos. Esta respuesta errónea del sistema inmunológico contribuye a varias enfermedades autoinmunes, incluyendo varias formas de artritis", explica desde la Fundación Nacional de Artritis estadounidense.