Ordenado por
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 08/10/2012
A PARTIR DE RESERVAS PARA TRANSFUSIÓN CADUCADAS

Desarrollan un fármaco para favorecer la recuperación tras graves pérdidas de sangre

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Científicos del Royal Hospital de Londres, en Reino Unido, van a coordinar un ensayo clínico a nivel mundial que probará la eficacia de un nuevo medicamento diseñado para ayudar a la recuperación de pacientes que han sufrido una grave pérdida de sangre.

   El compuesto, llamado MP4OX, ha sido desarrollado por la farmacéutica Stangart y está diseñado a partir de hemoglobina procesada con reservas para transfusión caducadas, lo que le permite "suministrar oxígeno al organismo y reducir así el riesgo de insuficiencia orgánica".

   Según ha reconocido a la BBC el profesor Karim Brohi, encargado de dirigir la investigación, este producto no tiene riesgo de infección y puede ser suministrado con seguridad a todos los pacientes. No obstante, primero lo están probando en personas que han resultado gravemente heridas en accidentes automovilísticos, se han caído de una ventana o han sido apuñalados.

    "Básicamente, es un medicamento que transporta oxígeno y lo lleva a las células que se han visto privadas de éste porque no hay suficiente sangre circulando por el organismo", ha explicado este experto, que asegura que el fármaco ya fue probado en un estudio piloto con 50 pacientes cuyos resultados mostraron que es seguro.

   Ese estudio ahora se ha extendido e incluirá a 360 pacientes para comprobar su seguridad y eficacia. "En el ensayo inicial mostró que los pacientes salían del hospital mucho más rápido que aquellos que no habían recibido el medicamento", dice el profesor Brohi, admitiendo que, aunque el ensayo fue pequeño y con "mucho margen de error", mostró que muchos más pacientes lograron sobrevivir y salir del hospital a los 28 días que los que no lo recibieron".

   El estudio forma parte de varios proyectos que se llevan a cabo alrededor del mundo en los que se está tratando de replicar algunas de las funciones de la sangre, para lo que se están creando productos de sangre artificial, tratamientos de hemoglobina basados en bacteria y en células madre.

   El profesor Brohi, sin embargo, subraya que el nuevo MP4OX no debe ser considerado "sangre artificial". "No es un sustituto de la sangre porque damos al paciente menos cantidad de la que cabe en una lata de refresco, a pesar de que estos individuos han perdido hasta cinco litros de sangre", ha explicado.

   Según ha precisado, "lo que hace este compuesto es incrementar la capacidad de los glóbulos rojos para que puedan llevar a cabo mejor su trabajo".

Europa Press Comunicados Salud
comments powered by Disqus