Ordenado por
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 18/03/2011

Expertos prevén un incremento del 30% de las consultas de Atención Primaria por trastornos del sueño esta primavera

SEVILLA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Especialistas del Servicio de Neurofisiología del Hospital Quirón de Málaga prevén para esta primavera un incremento del 30 por ciento de las consultas de Atención Primaria como consecuencia del cansancio pronunciado y la sensación de abatimiento e irritabilidad que presentan muchos pacientes, lo que, en la práctica, dificulta la conciliación del sueño acarreando patologías a largo plazo.

   Según ha expuesto la responsable del Servicio de Psicología de este centro hospitalario, la doctora Cristina Green, se estima que 1 de cada 10 andaluces sufrirán síntomas de astenia esta primavera, una situación que viene derivada del incremento de las temperaturas y horas de luz, "lo que provoca un aumento de las alteraciones físicas y del estado de ánimo de la persona".

   Además, y según datos de la OMS, la conocida como 'astenia primaveral' la sufren en mayor porcentaje las mujeres, fundamentalmente las de edades comprendidas entre 20 y 50 años.

   "La astenia primaveral se debe a una lenta adaptación del cerebro, que es el que regula la secreción de las hormonas y los neurotransmisores de la persona, según la intensidad de la luz que recibe desde la retina", ha apuntado la doctora Green, quien ha aclarado que este problema "no aparece después de realizar un gran esfuerzo, como es habitual, sino que se manifiesta cuando realizamos actividades del día a día".

   En este sentido, los indicadores más comunes de la astenia primaveral son la irritabilidad, el cansancio, mareos, cambios de humor o dolores musculares.

   Estos síntomas suelen persistir durante un mes tras el inicio de la primavera, aunque, en caso de que continúen durante más tiempo o se acompañen de otras manifestaciones como fiebre, pérdida de peso, aparición de ganglios o un estado de ánimo deprimido, se debe acudir al especialista para descartar otras patologías.

   Según esta especialista, la falta de descanso derivada de un trastorno ocasional o crónico del sueño puede provocar además deficiencias en la memoria, alteraciones conductuales e incluso afectivas.

   De hecho, el jefe del servicio de Neurofisiología del mismo hospital, el doctor Daniel González, ha advertido de que con el inicio de la primavera es necesario seguir una serie de recomendaciones preventivas "encaminadas a aliviar los síntomas de la astenia primaveral y, sobre todo, los trastornos del sueño que esta acarrea".

   Así, se ha referido a la conveniencia de mantener unos horarios regulares de sueño; tomar cenas ligeras al menos dos horas antes de acostarse para que la digestión no interfiera en el sueño; realizar ejercicio físico moderado, y seguir una dieta equilibrada y variada con frutas y verduras, ricos en vitaminas y minerales.

   Junto a ello, se desaconseja el consumo de alcohol, tabaco y cafeína que puede ser sustituido por infusiones o equivalentes sin cafeína.

Europa Press Comunicados Salud