¿Un vaso de zumo equivale a una de las cinco raciones de vegetales de una dieta saludable?

ZUMO DE NARANJA
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LEWTY92 - Archivo
Actualizado 01/04/2018 10:42:34 CET

   MADRID, 1 Abr. (EDIZIONES) -

   Existe mucha controversia en cuanto a si el zumo de frutas natural puede llegar a convertirse en un ‘sustituto’ de una de las cinco piezas de fruta o de verdura que están recomendadas al día. Para muchos es un mito el hecho de que consumir zumo natural sea tan beneficioso como comer fruta entera.

   No obstante, un estudio de la Universidad británica de Reading demostró, a partir de una población de hombres adultos con riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, que la inclusión en el desayuno de un zumo de naranja con pulpa mejoraba los parámetros de glucosa y de insulina postprandial.

   En este sentido, en una entrevista con Infosalus, la experta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), María Dolores del Castillo Bilbao, subraya que “el zumo de fruta (100% fruta) con pulpa sí puede sustituir a una pieza de fruta de las cinco raciones diarias de frutas y hortalizas recomendadas para una dieta saludable ”.

   Aunque indica que el estudio antes mencionado representa un trabajo aislado, sí subraya que los zumos de fruta no sólo son agua con azúcar, sino que también pueden suponer, en el caso del zumo de naranja natural, “una fuente de potasio, de ácido fólico y de vitamina C entre otros compuestos bioactivos”, que pueden ayudar en la regulación del sistema circulatorio o a personas con enfermedades cardiovasculares, con quemados, o de recientes de operaciones, por ejemplo.

   Según afirma, en el zumo de naranja hay otros compuestos fitoquímicos con muchas propiedades beneficiosas. “Por lo tanto, el zumo de naranja natural, si lleva pulpa (que es fibra), es un alimento muy completo desde punto de vista nutricional”, sostiene la investigadora jefa del grupo de Biociencia de Alimentos del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (UAM-CSIC).

   Por ello, insiste en que, si se habla de un zumo de fruta recién exprimido, que contenga la pulpa, el balance que se hace es positivo. “No se puede sustituir el agua por un zumo natural de frutas, pero sí un vaso pequeño de zumo de fruta (150 ml) por una de las 5 piezas de frutas o de verduras al día. “La guía de OMS sobre la ingesta de azúcares para adultos y niños de 2015 no pone límites a los azúcares que se encuentran en las frutas y las verduras frescas, o los de la leche, porque no existen pruebas de efectos adversos debidos a consumir estas sustancias”, apostilla la experta.

NO CONVIENEN LOS NÉCTAR DE FRUTAS, RICOS EN AZÚCARES SIMPLES

   Eso sí, la investigadora del CSIC avisa en este punto de que hay que diferenciar néctar y zumo de fruta, y de que conviene reducir el consumo de néctar de frutas, que no es lo mismo que el zumo de frutas, por su alto contenido en azúcares simples. “Un vaso de 150 ml de zumo de naranja con pulpa podría tomarse en una pirámide de alimentación saludable”, insiste.

   La experta resalta además que es muy importante a la hora de comprar un zumo natural envasado el fijarse en el etiquetado porque, según la regulación europea, debe especificarse como tal, así como si lleva pulpa. “Aunque esté envasado o elaborado a nivel industrial aporta vitamina C y minerales”, asegura Del Castillo.

   De hecho, insiste en que los zumos de naranja natural o envasados presentan un contenido medio en azúcares de 9 gramos de azúcar por los 100 gramos de producto. “Se considera que un alimento tiene bajo contenido en azúcar si hay 5 gramos de azúcar por cada cien gramos de producto. Y en cambio, el contenido en azúcares será alto si se tienen valores de los 22 gramos de azúcar por cada cien de producto”, precisa la especialista del CSIC. “Por tanto, el zumo de naranja en concreto no presenta alto contenido en azúcares y estos van acompañados de otros compuestos beneficiosos como se ha comentado anteriormente”, incide.

   En este sentido, resalta que el plato saludable propuesto por la Universidad de Harvard, señala que, entre las bebidas que se puede tomar para mantener una buena hidratación se encontrarían el agua, café o té con poca o ninguna azúcar, leche (una o dos porciones al día) y zumo (1 vaso pequeño al día) y reducir el consumo de bebidas edulcoradas, tales como los refrescos (pueden aportar 40 gramos de azúcar, cuando al día se recomiendan los 50 gramos totales).

   “No es lo mismo una bebida refrescante que un zumo de frutas, y encima si lleva fibra mejor (la pulpa). Todo depende también de cuánto se mueva la persona, de su estado de salud general, y de lo que come durante el día”, sentencia la doctora Del Castillo.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.