9 trucos para hacer una compra navideña saludable

Compra, supermercado, carrito, saludable.
CHRIS WHITEHEAD
Actualizado 22/12/2016 13:06:52 CET

   MADRID, 22 Dic. (EDIZIONES) -

   Las comidas y cenas de Navidad suelen ser de alto contenido calórico, si bien, si se realiza bien la compra pueden ser más saludables y evitar los kilos de más que se suelen coger en estas fechas.

   Con el fin de ayudar a la población a comprar de forma sana de cara a estas fiestas, la dietista-nutricionista en la Consulta Alejandra Bastarós Remón y miembro de Saluspot, Alejandra Bastarós Remon, ha aportado nueve consejos para ir al supermercado:

   1. Encárgate tú de hacer la compra: es muy importante encargarse de hacer la compra, así se pueden hacer buenas elecciones de los alimentos, comparar distintas marcas del mismo producto, leer etiquetas y escoger así los alimentos con menos cantidad de grasas saturadas y azúcares.

   2. Tamaño del establecimiento: en los supermercados se suelen encontrar los alimentos ya envasados, con lo que se corre el riesgo de llevarse más cantidad de la necesaria. Comprar en mercados permitirá ajustar mucho más las cantidades a comprar.

   3. Lista de la compra: es fundamental llevar una lista elaborada previamente en casa, mirando con detenimiento los productos que ya se tienen, para no repetir ninguno o correr el riesgo de olvidarse algo. Así, si uno se ciñe a esa lista, se evitará comprar "caprichos" o alimentos innecesarios.

   4. Cantidades adecuadas: es muy importante elaborar el menú con antelación, así como los ingredientes de cada plato. Al tener en cuenta el número de comensales, un error que se suele cometer es contar con que todo el mundo va a comer mucha cantidad de todo. Por ejemplo, si se esocho comensales, no se debería comprar jamón para ocho, queso para ocho o carne para ocho, sino que habría que comprar un poco menos, pues no todo el mundo va a tomar raciones enteras de todos los alimentos.

IR A COMPRAR DESPUÉS DE COMER

5. Momento del día: la mejor hora para ir a la compra es justo después de comer, porque si se va a comprar con hambre, es muy complicado resistirse a la tentación de comprar de más, y casi siempre esos alimentos que más apetecen en ese momento no suelen ser saludables.

   6. Antelación, por una cuestión económica: cuanto antes se haga la compra para esos días, más barato se podrán adquirir esos productos. La carne y el pescado congelado mantienen las mismas propiedades que los frescos si se mantiene la cadena de frío y se conservan adecuadamente.

   7. Frescos o envasados: es mejor escoger productos frescos o congelados, pues los envasados llevan conservantes, aunque no son nocivos para la salud, y las propiedades organolépticas de los alimentos (color, sabor, aromas, texturas) varían notablemente.

   8. Trucos del establecimiento: normalmente, a la entrada de los supermercados se suele encontrar la zona de bollería o panadería, y los productos básicos (carne, pescados, hortalizas, verduras) suelen estar repartidos por el establecimiento para que haya que recorrerlo. La bollería industrial la suelen colocar a la altura de los ojos de los niños. En los lineales de caja también suelen colocar productos como caramelos o chicles.

   9. Tentaciones de última hora: se podrán evitar elaborando una lista y no saliéndose de ella. En esta época es normal comprar dulces y turrones y, aunque se puede hacer, se recomienda comprar poca cantidad y tomarlos sólo en los días señalados, evitando tenerlos a la vista durante las dos semanas que duran las navidades.