Pan integral, un aliado contra los problemas gastrointestinales

Pan blanco, pan integral
GETTY - Archivo
Publicado 02/08/2018 11:51:11CET

MADRID, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

Además de ser un alimento de consumo diario que gusta a casi todos, el consumo de pan supone diversos beneficios saludables entre los que destaca la posibilidad de evitar desórdenes gastrointestinales gracias a la fibra que aporta. De hecho, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es ingerir entre 25 y 30 gramos de fibra al día.

Los últimos avances científicos han permitido conocer qué tipo de bacterias se alojan en el intestino en función del tipo de alimentos que consumimos. En lo que respecta al pan y a los cereales, sobre todo las variedades integrales, su ingesta ayuda al mantenimiento y al buen funcionamiento del tránsito intestinal, ya que los granos enteros son una fuente importante de nutrientes y fibra esencial para la microbiota intestinal.

Además, promueven la diversidad de la flora y son capaces de estimular en ella cambios que repercuten a favor, disminuyendo así el riesgo de sufrir algunas patologías intestinales como son el estreñimiento o la diverticulosis. El porcentaje de proteína vegetal que se presenta en el pan mejora la resistencia a las infecciones que pueden tener lugar en la flora intestinal.

Por otra parte, el pan es un alimento esencial que constituye la base de la dieta mediterránea, y es idóneo para alcanzar las recomendaciones diarias de hidratos de carbono: según los expertos entre un tercio y la mitad de la dieta debe constituirse de hidratos de carbono complejos.

Una manera adecuada de cumplir con estas cantidades sería incluir el pan de manera moderada en la alimentación diaria. Sin embargo, en España apenas consumimos 100 gramos de pan al día, mientras que la OMS recomienda 250 gramos. Las bajas cifras de consumo distan de las posibilidades y variedades que ofrece el pan en España, pues existen más de 300 tipos diferentes que podemos encontrar en multitud de formatos, ingredientes o zona geográfica en la que se elaboran.

Las guías alimentarias indican expresamente que "cada día y en cada una de las tres principales comidas hay que incluir 1-2 raciones de cereales, preferentemente integrales, como pan, pasta, arroz cous-cous u otros".