El omega-3 puede ser beneficioso para tratar los traumatismos cerebrales

Omega 3, pescado, coles
GETTY
Actualizado 25/08/2016 11:51:51 CET

   MADRID, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El consumo de ácidos grasos omega-3 puede ser beneficioso para el tratamiento de la conmoción cerebral y la lesión cerebral traumática debido a sus principios activos, según una investigación realizada por el médico Michael D.Lewis y recogida en un artículo de la revista 'American College of Nutrition'.

   El artículo revisa la investigación preclínica y cita tres estudios de casos de lesiones cerebrales resultantes de un accidente minero, un accidente de vehículo de motor y un accidente por ahogamiento. Cada caso mostró evidencia de la seguridad y la tolerabilidad, en el que los pacientes que sufrieron lesiones cerebrales recuperaron la salud del cerebro con la ayuda de los ácidos grasos omega-3 (n-3Fa).

   Para ello, el cerebro necesita ser saturado con altas dosis de omega-3 con el fin de que tenga la oportunidad de sanarse, pero sin un suministro óptimo es menos probable que ocurra la curación. Los ácidos grasos omega-3 no son un medicamento y cada situación es diferente porque unos pacientes responden mejor que otros. No obstante, la recuperación de la lesión cerebral traumática puede verse obstaculizada por nuestra dieta moderna, pro-inflamatoria.

   La lesión cerebral traumática aguda ha sido reconocida como una de las causas principales de muerte y discapacidad traumática. Dichas lesiones son causadas, principalmente, por un golpe o una lesión en la cabeza que interrumpe la función normal del cerebro.

   En Estados Unidos cada año se producen más de 3,5 millones de traumatismos cerebrales, aproximadamente 52.000 muertes, y más de 300.000 hospitalizaciones. Se suelen clasificar utilizando las categorías de leve, moderada y severa, y se cree que entre el 80 y el 95 por ciento son leves.

   En este sentido, el autor del artículo ha asegurado que "el omega-3 se debe considerar la corriente principal, la medicina convencional, siempre que pueda superar su sesgo inherente contra las terapias nutricionales y farmacológicas".